TEORÍA DE LA NECESIDAD - El Eficientismo Social -
                      Una Economía  de Todo y para Todos.    Prof. Mauricio Jorge Yattah

Propuesta de cambio 1

DONDE ENCONTRAR LA INJUSTICIA SOCIAL
EN EL ACTUAL SISTEMA ECONÓMICO

En el diseño y cálculo del PBN

  Audio - Imagen MJY

Subtítulos:

1- Tres ejemplos

2- Dos protagonistas originarios y milagrosos

3- El Capital: protagonista necesario pero despótico

4- El Tiempo: convencionalismo natural de nuestros protagonistas

5- El Interés: fantasía con pretensiones de realidad

6- La Usura Universalizada

7- El Déspota concreta sus intenciones

8- El acomodamiento del Capital en actividades de alta potencialidad

9- El fin del camino con un socio que no perdona

10- ¿Qué es la Inflación?

11- Enfermedades físicas y mentales

12- Justicia en el entorno económico-social

13- Un esquema mental

14- Primer respuesta a: ¿En dónde está la falla?

15- El Cálculo: ¿sobre la causa o sobre el efecto?

16- La incidencia de la subjetividad en un numeral de supervivencia

17- El Producto Bruto: objetivo nacional

18- Alteración del grado de importancia de las necesidades

19- El Sentido Común: única ciencia para nuestro desarrollo

20- Segunda respuesta a: ¿En dónde está la falla? Conocimiento del PB

21- Corolario

 

Es inminente una conscientización generalizada sobre la situación económica mundial más allá de lo que el establishment financiero quiere mostrar. Comprender las causas que originan situaciones inflacionarias y cómo el sistema en general está intencionalmente desfigurado hacia la opinión pública, son solo dos de los factores que distorsionan la realidad cotidiana.

Los acontecimientos mundiales, y en especial las continuas crisis y estados catalépticos nacionales de los países en permanente vías de desarrollo o países emergentes que jamás terminan de emerger, obligan a planteos parciales y coyunturales de sacrificio y austeridad de las poblaciones que se hacen crónicos y permanentes -políticas negativas-, cuando lo que se necesita es un acople total entre gobernados y gobernantes en pos de objetivos agresivamente positivos en dónde la información y la comunicación veraz y cierta son elementos no solo necesarios sino imprescindibles para el fortalecimiento de la voluntad individual y social de trabajo, que es mucho más que simple "productividad" o "fuerza de trabajo".

Estas líneas convocan y plantean un punto inicial de apoyo para poder efectuar una transformación y un reajuste de nuestro actual sistema de vida y de convivencia en acción productiva y en acción creativa, sistema que depende de nuestra actividad y estudio cotidianos y de la calidad de éstos.

 

Audio

1- TRES EJEMPLOS

Un señor acreedor le presta a otro señor deudor un par de anteojos para que se los devuelva al cabo de 5 años sin intereses ni nada compensatorio.

¿Qué es justo que reciba el acreedor al concluir los 5 años?

La respuesta que todos daríamos es: el mismo par de anteojos; algunos dirían: un par de anteojos similar sin el desgaste ocasionado por el uso y el transcurso de esos 5 años.

El segundo ejemplo es:

El acreedor le presta mil pesos que son el equivalente al valor del par de anteojos y conviene con el deudor que al vencer el plazo éste le debe devolver los pesos que le representen el valor a ese momento para que pueda comprar el mismo par de anteojos.

¿Es un arreglo justo? ... Sí, muy justo.

Nuestro tercer ejemplo es:

El señor acreedor le presta al deudor mil pesos en las mismas condiciones que el par de anteojos.

¿Cuánto es lo justo que debería recibir el acreedor al término de los 5 años?

La respuesta es: mil pesos, pero... ¿y si hay inflación? ¡Ah! Entonces debería recibir los mil pesos ajustados por el Índice de Precios al bla, bla, bla... El problema, resuelto por los más avezados financistas, está superado.

El acreedor recibe lo justo, Su Capital y sin cobrar intereses y el deudor debe pagar... ajustado por inflación. Es decir, pagar en función de un índice político y maquinado con variables aleatorias y discrecionales aplicado sobre una transacción de una economía real.

Como espectadores de la situación vemos que los tres casos son de absoluta justicia ya que el acreedor recibe lo que entregó y el deudor usó por 5 años los anteojos o los 1000 pesos, no pagó intereses y al vencer el plazo devolvió lo mismo que recibió.

¿Qué mayor justicia y bondad que la de entregar desinteresadamente a nuestro semejante un bien para que lo usufructúe y en contraprestación dar pesos por lo recibido?

Pero todos los que fuimos deudores en estos últimos años sabemos o por lo menos sentimos que el sistema no es tan justo como racional y fríamente nos parece o nos lo quieren hacer parecer. Nuestro primer ejemplo es efectivamente justo. El segundo es más o menos justo; pero el tercer ejemplo deja más que mucho que desear respecto a la justicia, más aún si el préstamo se perpetúa en el tiempo.

El sistema, a mayor intervalo de tiempo, es geométrica y hasta exponencialmente más y más injusto, confiscatorio, inmoral y aberrante.

Pero ¿y en dónde está la falla? ¿En dónde buscar el agujero por donde este sistema que a todos nos vendieron ¡y qué bien vendido! hace agua?

En nuestro ejemplo tercero el acreedor recibe lo suyo sin siquiera cobrar intereses; sería una injusticia hacia él, inclusive sacarle la indexación ¿o no? Evidentemente Sí. Sería una gran injusticia. Si pagamos, somos justos con el acreedor pero injustos con el deudor -mucho más si el pago se extiende en el tiempo-; y si no pagamos somos injustos con el acreedor y por supuesto que el deudor se convierte en un estafador y un ladrón.

Algunos trataron de resolver nuestro tercer ejemplo inventando más y mejores y distintos índices de precios. Así estamos inundados de denominaciones luengas que ocupan renglones enteros y que tratan por eso de demostrar el concienzudo trabajo realizado para poder llegar a ese último número mensual, que muchos esperan como el número de la lotería y dicho sea de paso, sí que es una lotería en todos sus sentidos.

Así es como vemos en leyes, contratos, etc. "ajustado de acuerdo al índice de precios al por mayor nivel general elaborado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, etc."

Nos hicieron entrar en un sistema que nos parece justo, en el cual, como en todo sistema, había que acomodarse para ganar lo máximo posible, cuando no perder todos los ahorros trabajosamente ganados y guardados durante una vida de sacrificios y penurias. Irónicamente, al ir comiéndonos esos ahorros, muchos todavía pensaban... ¡qué bien que estamos viviendo! pero llegó el momento en el cual todos nos vimos completamente desnudos, desposeídos, desarraigados de las cosas de la vida y de la economía real.

Y nuevamente...

¿En dónde está la falla?

 

Audio

2- DOS PROTAGONISTAS ORIGINARIOS Y MILAGROSOS

Para adelantar parte de nuestro enmarque digamos que son varios los motivos que hacen que el sistema sea altamente injusto, hábilmente encubierto y técnicamente incorrecto.

Presentemos a los protagonistas de nuestra trama.

La Tierra y la actividad del Ser Humano son a simple vista y dejando de lado filosofías y doctrinas, lo que originariamente y hasta nuestros días hacen milagros respecto a producir resultados que, de costo cero o casi cero, llegan no solo a maravillarnos sino primordialmente a alimentarnos, a socializarnos y en definitiva, a existir desde todos los tiempos y por siempre nuestra existencia terrenal.

La potencia de la madre tierra para darle a la pareja humana lo que necesita para subsistir, su acomodamiento a condiciones distintas y lo que les brinda para que crezcan y se desarrollen con su núcleo familiar hacen de esta tierra germen milagroso y de reverencia por parte de los individuos de todas las latitudes y de todos los tiempos.

La potencia de la mujer y del hombre, física y mental, puesta al servicio de su trabajo, hizo y hace que permanentemente asociemos nuestra situación actual con exclamaciones tales como: ¿¡quién se hubiera imaginado hace tantos años que esto sería así ó que esto se conseguiría!?

¡¿Si hoy llegamos a esto te imaginás lo que va a ser dentro de tantos años!?

Y es de la inventiva, de la asociación y de la sana locura del ser humano que éste hace de la nada transformaciones impresionantes.

De un grano la tierra alimenta a la humanidad y ésta siembra su semilla de actividad donde sabe que va a regocijar su espíritu y el de sus congéneres y con el sudor de su frente la riega para perpetuarla.

 

Audio

3- EL CAPITAL: PROTAGONISTA NECESARIO PERO DESPÓTICO

La capacidad de la tierra y la potencia del ser humano en su actividad no conocen límites y junto a ellos surge un nuevo concepto: el capital. Éste es asociado a los dos anteriores; creciendo la tríada como triángulo de equilibrio necesario para justificar nuestra existencia material, y por extensión moral y ética, transformándose el capital en elemento multiplicador de los dos originarios.

Pero prestemos atención a algo: que la función del capital es de ser multiplicador y no generador originario de resultados, ya que sin la tierra o sin la actividad del hombre el capital es de multiplicación uno; es decir, que queda donde está sin rendimiento alguno.

Ha crecido tanto y de tal manera la importancia y la influencia del capital respecto a la tierra y al trabajo, que antes de activar a estos dos se piensa que nada se puede hacer si no hay capital, si no es así se palpa en el sentir social la sensación de que aquél que se inicia sin capital se está embarcando en un loca aventura comercial o de cualquier otro tipo, pero el asunto no es así.

 

Audio

4- EL TIEMPO: CONVENCIONALISMO NATURAL DE NUESTROS PROTAGONISTAS

La tierra y la actividad humana tienen tiempos y ciclos naturales; por ende, el desarrollo y el crecimiento acumulado de los mismos debe esperar, con toda su naturalidad, a que el tiempo haga su parte.

En la relación tierra-tiempo -las estaciones de producción y descanso de la tierra- existe un equilibrio de toma y daca sin el cual se llegaría al caos, explotando cualquiera o ambas de las variables. Lo mismo pasa, aunque con mayor flexibilidad histórica y geográfica, entre la actividad del ser humano y el tiempo. El hombre plantea: todo a su tiempo y en esta actitud es el mismo ser en acción el que se da el respi-ro cuando a ese tiempo no lo considera potente.

Entonces, entre tierra-actividad-tiempo existe una relación de equilibrio natural e indisoluble que está sustentada por las más significativas doctrinas filosófico-religiosas de Oriente y de Occidente; tal es el caso entre nosotros del año sabático o el ganarás el pan con el sudor de tu frente ó todo a su debido tiempo, todos de una u otra manera mandatos de equilibrio entre los tres.

Estos consejos, y muchos otros, no pueden ser olvidados, más bien deben ser aplicados.

Al otro de nuestros protagonistas, el capital, también era necesario asociarlo al tiempo y surge así una variable nueva: el interés productivo social y económico.

¿Qué es el interés? Es el resultado de poner el capital a trabajar en algo que produzca, que lo multiplique. En este caso el resultado es el producido de esa tierra o de esa actividad humana. Y como ya lo habíamos dicho, es una consecuencia generada por costo 0 -cero- o casi cero, la semilla, el grano, la inventiva y creación, es el capital puesto en una empresa.

Lo que la tierra da es un resultado productivo, lo que el hombre da es un resultado productivo; lo que el capital da es otro resultado: el interés.

Todos son el producto de poner a nuestros protagonistas en función de producción y/o de creación.

Existe una diferencia sustancial entre el resultado de la tierra y de la actividad y el resultado del capital. Los dos primeros surgen de costo cero y conjugándolos con el tiempo producen algo que, inclusive a los ojos de la ciencia, es milagrosamente inexplicable en lo recóndito de su esencia.

Vimos anteriormente que en la relación tierra-tiempo y actividad humana-tiempo existen reglas de toma y daca entre ellos: hay una espera y una aceptación de la importancia del otro en la relación.

A pesar de ser un resultado conseguido en un proceso positivo, de algo a algo más -ejemplo de la semilla el árbol- el proceso tiene sus pautas de descanso, respiro, actividad.

No es así con la relación capital-tiempo y su resultado.

Por supuesto que estamos tratando al capital como: Capital Financiero.

 

Audio

5- EL INTERÉS: FANTASÍA CON PRETENSIONES DE REALIDAD

La pauta para esta relación y su resultado es la siguiente: el interés es una maquinación del hombre ejemplificada en el siguiente esquema:

"A lo largo de una vida he acumulado una gran cantidad de monedas de oro que tengo guardadas en el cofre; allí, si pongo una moneda tengo una moneda más y si saco dos tengo dos monedas menos. Sería ridículo pensar que si pongo una moneda en la tierra- voy a tener un árbol de monedas -que es lo que pasaría con una semilla- por consiguiente ¿cómo puedo hacer para que esas monedas crezcan y se reproduzcan?"

"La misma codicia y avaricia que me llevó a acumular monedas de oro, seguramente hace que a otro le falte y que necesite por un tiempo un respaldo extra que le permita continuar con sus actividades creativas o productivas. Yo le presto monedas de oro y él me las devuelve junto a un excedente si las cosas le salen bien, y sino, la ley me protege y me permite que lo tome como esclavo, le corte una oreja y lo humille públicamente por ser un bobo, un codicioso o un iluso. Inclusive tal vez me quede con la casa en la que vive ¡!".

El interés, entonces, es un resultado producido por la codicia y avaricia de un hombre utilizando la necesidad de otro, que por querer cambiar, muchas veces, las reglas del toma y daca entre su actividad, la tierra, y los tiempos en que estos deben producir, o por no poder amoldarse a su situación existencial se ve necesitado y presionado por esa situación y facilitado a resolverla con la "bondad, generosidad y comprensión" del tesorero de las monedas.

En realidad, el interés es una porción de uno o ambos elementos originarios, el bien de la tierra o el resultado de la actividad del ser humano.

El interés es, al igual que las fronteras políticas y las diferencias que se plantean e imponen como sustanciales entre los pueblos para dividirlos, una maquinación omnipotente del hombre para sojuzgar al hombre utilizando sus necesidades -léanse debilidades- muchas veces por querer acortar tiempos de producción o imponer sus propias condiciones humanas por sobre el resto de las variables económicas que intervienen en su actividad.

Otro punto en el análisis del interés es que si la porción que debe devolver el deudor como parte del préstamo es alta, la sociedad la llama usura y es bastante condenable, pero si no es así es válida y aceptable, aún si esas porciones insignificantes se van acumulando unas sobre otras produciendo un efecto en cascada en su acumulación, situación que pasa de ser aritmética, a convertirse en geométrica y hasta en progresión exponencial, algo que se ve claramente en muchas de las deudas financieras públicas o privadas.

Hay, como vemos, un cierto grado de aceptación por parte de la sociedad de la actividad del prestamista, siempre que se maneje dentro de límites normales y aceptados de usufructo de sus excedentes. Hasta aquí hablamos de prestar 100 pesos y de devolver el tanto por ciento o tantos pesos más.

 

Audio

6- LA USURA UNIVERSALIZADA

Ahora, si la actividad del prestamista se generaliza como para ser parte importante en la vida de todos y si el interés se incorpora al presupuesto familiar en igualdad de condiciones que los alimentos, la vivienda, los medicamentos, etc., y si además de haber asumido semejante importancia es coercitivamente exigido y legalmente sustentado con bienes reales -muchas veces raíces-, la sociedad y la economía debería tomarlo como USURA.

Esta situación de exceso y abuso debería ser combatida y penada, y en definitiva, erradicado o disminuido a sus niveles de actividad secundaria y auxiliar de aquellas que le dan de comer porque son, la tierra y el hombre, los únicos elementos que producen resultados ciertos y efectivos para pagarle el interés.

Hasta hoy esa situación de trastoque de importancias y de prioridades no se ha resuelto, y el financismo se ha subrogado el rol de protagonista principal en la economía actual.

Cuando el interés se transforma en el resultado producido por la codicia y avaricia del hombre, por la necesidad desesperada de sobrevivir, por el imperativo que lleva mantener a una familia, el interés de este tipo debe ser combatido porque atenta contra la condición natural del hombre y de su sociedad.

 

Audio

7- EL DÉSPOTA CONCRETA SUS INTENCIONES

El capital también funciona dentro de un proceso positivo, cuanto más tiempo más resultado -interés-, pero con una diferencia respecto de las otras dos relaciones -tierra-tiempo / actividad-tiempo-. El capital inexorablemente se acumula año a año, mes a mes y día a día, transformando el interés en nuevo capital originario que produce un nuevo interés sobre él.

Este proceso no da respiro ya que se asocia y "agarra" rabiosamente a una escala absoluta representada por la fantasía del tiempo absoluto creada por el hombre.

Sus consecuencias están a la vista. Mientras hasta no hace muchos años la tierra y sus habitantes cumplían sus ciclos naturales y el mundo rotaba sobre su propio eje de progreso y necesidades, hoy, el mismo mundo y la mayor parte de los habitantes están atados al eje del tiempo cronológico y subyugados por el endeudamiento, ya agobiante, que produce la gigantesca rueda del capital financiero.

No sería incorrecto ni alocado decir que a esta altura de los acontecimientos mundiales y del nivel avanzado del tiempo transcurrido acumulado en este sentido, el mundo está casi totalmente hipotecado y atrapado en su propia trama, fantasiosamente elaborada y macabra e "inocentemente" llevada a cabo.

El capital y su influencia en la tríada -tierra-actividad-capital- es tan grande y despótica que no hay tierra ni actividad de todo un mundo y de 6.000 millones de habitantes que pueda equipararlo, ni que puedan revertir el proceso ilusorio creado en la mente de toda la humanidad respecto a que el capital y su interés son, también, elementos originarios y productivos como lo son la tierra y la actividad del ser humano, cuando no lo son.

Se pasó, en unos pocos años, de un concepto de capital como multiplicando a otro de capital como multiplicado; del capital como generador de una mayor potencia en la tierra y en la actividad de las personas, manteniendo sus funcionamientos y satisfacciones naturales, a una imposición de las condiciones despóticas, frías, inhumanas y de absoluta carencia de principios del capital financiero y de quienes lo manejan.

 

Audio

8- EL ACOMODAMIENTO DEL CAPITAL EN ACTIVIDADES DE ALTA POTENCIALIDAD Y
    RENDIMIENTO

Vemos que desde siempre se produce un desplazamiento entre sectores de actividad hacia los cuales tienden las monedas de oro para cobrar sus dividendos de la necesidad ajena.

El capital puesto en las aventuras comerciales iniciadas con el descubrimiento de nuevos mercados hacia el este y hacia el oeste de Europa.

El capital, puesto en las aventuras de conquistas territoriales -y de sus riquezas- y de pueblos desconocidos cuyos principios culturales no incluían el concepto de -tierra cuadrada y de un mundo por descubrir- para quienes el mundo ya existía y el pueblo lo tomaba para usufructuarlo en función de sus necesidades, pero nunca mucho más que eso.

El capital, puesto desde hace más de 200 años en función de la producción, que fue la promotora y sustentadora de la idea utópica de muchos idealistas, que con ella los problemas de escasez y de hambre en el mundo se acabarían.

El capital, puesto en función de delirios de grandeza y de desesperante necesidad de ser identificados como grandes a pequeños hombres que degeneraron la situación social arrastrándola a las más grandes guerras jamás tenidas.

El capital, puesto en función de proyectos inimaginables, pero en definitiva realizados por la capacidad creadora del ser humano, sobre los cuales muchos de los habitantes de esta tierra miran absortos, mientras se van pudriendo en la indigencia exclamando ¡qué mundo de locos!

En definitiva, se ha utilizado para separar a la humanidad en deudores y acreedores.

Sin lugar a dudas, una sutil forma de esclavizar a la mayoría con sus propios principios, hábilmente deformados y encubiertos.

 

Audio

9- EL FIN DEL CAMINO CON UN SOCIO QUE NO PERDONA

Los acreedores son cada día más acreedores y los deudores cada minuto más deudores. Esta situación no muestra, ni a largo ni a muy largo plazo, que pueda ser revertida.

La condición de deudor es asumida por sociedades completas y por cada uno de los individuos de ellas. Es una condición que caló hasta en lo más íntimo de la vida privada de cada uno alternando su relación existencial de vida creando nuevos -pero no mejores- valores de relación del individuo con su entorno y de acuerdo a su tradición, dando por tierra con principios básicos inherentes a nuestra esencia.

Hasta aquí ya vemos que la trama va tomando un cariz del género trágico donde todos los espectadores intuyen un final violento, sanguinario, frustrante. Es más, los protagonistas secundarios, son ellos mismos los instrumentos y medios en el desarrollo de esta tragedia.

No olvidemos que estamos entrando en un laberinto de maquinaciones técnicas, justificaciones razonables y planteos que invitan a verborragias ensordecedoras. Todo esto en muchas oportunidades nos va a hacer retroceder, repensar, afianzar las bases que vamos a ir ligando para armar un nuevo andamiaje de comprensión del medio que a todos nos rodea, y agobia.

 

Audio

10- QUÉ ES LA INFLACIÓN

Hace unos años, un amigo me preguntó: Podrías explicarme en pocas palabras y entendibles ¿qué es la inflación?

Y a la aventura me lancé. Es la hinchazón que sufre el cuerpo económico de un país, cuando éste, por determinados motivos, funciona mal.

Satisfecha la pregunta y descongelada la aprehensión a lo económico de mi amigo, y sintiéndose parte de un juego de semejanzas, nos despachamos en una hora y media de charla.

En un país con una economía normal, donde la tierra, la actividad de las personas y el capital respetan las normas de convivencia anteriormente planteadas, en dónde el tiempo es feliz acompañante y elemento leudante y coordinador de nuestros tres protagonistas, la imagen que da ese cuerpo es la de un cuerpo humano normal, sin deformaciones o mal formaciones; un cuerpo en donde cada miembro cumple su función y mantiene una relación de volumen natural consigo mismo y respecto a los otros miembros.

Cuando una de sus partes funciona mal, pero su mal no es relevante, su función es cubierta, reemplazada o ayudada por otra, no alterando de manera visible o significativa la estructura del cuerpo. Pero cuando el problema de un sector se agudiza o una determinada parte se descompone y su mal funcionamiento se hace crónico y éste no se puede o no se quiere normalizar es allí cuando nuestro cuerpo comienza a mostrar síntomas de atrofia o de elefantiasis, convulsiones y gangrenas y, en consecuencia, se hincha.

Los mercados se van desfigurando, sus ciclos, naturalmente normales desde su génesis, comienzan a mostrar convulsiones con periodos de euforias o de depresiones. Nada los detiene, nadie los ayuda. Solos buscan su propia y particular supervivencia, su objetivo ya no es el de ser útil a un todo y de existir en solidaridad con sus semejantes. Se transforma su objetivo en algo mezquino, desesperado... sobrevivir, se preocupan por sí mismos y utilizan al resto para seguir sobreviviendo.

Nuestro país y la gran mayoría de otros países es una ingente masa descompuesta, podrida, informe; por donde corre y se entremezcla la sangre y el pus, salpicando todo hacia el exterior. Todo se cae a pedazos y su inmundicia es tal que da náuseas, parece demasiado dramático y sanguinario pero no lo es, estas economías solo tienen su equilibrio en la obligación existencial de la humanidad de seguir satisfaciendo sus necesidades de supervivencia y no en las políticas económicas que en general son intervenciones de último momento para evitar derrumbes, males mayores o tapar agujeros de malas políticas anteriores que, en general, SON la causa principal de las deformaciones económicas y de todas las enfermedades que los mercados tienen.

No es fácil verlo ni olerlo, para ello hay que tener ojos y narices adaptadas a lo económico pero todos los habitantes deberíamos tomar conciencia y asquearnos de esta situación, que es fácilmente estereotipada en una sola palabra: inflación. Después, el vademécum económico de todos los días con sus infinitas palabras que siempre rondan lo mismo de lo mismo de lo mismo para jamás salir de exactamente lo mismo: justificar las convulsiones económicas escondiendo las causas reales que las producen: las ingerencias políticas para hacer los grandes negocios financieros a costa de los pequeños productores de todos los días.

Esto se llama Financismo explotando al Capitalismo de trabajo y producción.

 

Audio

11- ENFERMEDADES FÍSICAS Y MENTALES

Un país no sufre de enfermedades solo físicas sino también mentales.

Las físicas las conocemos, son cuantificables, son pesos y precios, tamaños de mercados y relaciones; son mensurables, solucionables y se las puede, después de un proceso de reajuste, controlar. Pero el problema se hace gigante cuando un país sufre también de enfermedades mentales, causas, a su vez, muy graves de inflación.

Las enfermedades mentales de un país están representadas por falta o descontrol en la organización y en la administración racional, eficiente y eficaz de los recursos, la paranoia y delirio de los hombres que deben decidir, la desesperación de cada uno de los habitantes por agarrar un pedazo más de la torta asquerosamente podrida, son la falta o negociación del control de la gestión cumplida, engañar, encubrir, falsear, elegir la información que "debe ir a la opinión pública", para tratar de controlar la respuesta de la opinión pública, cambiar principios morales y éticos en los dirigidos y en los dirigentes por otros de codicia, avaricia, mezquindad, etc.

En fin, solo hace falta vernos y ser sinceros con nosotros mismos para hacer de esta lista un envoltorio límpido, claro y de lujo para el bife de chorizo que todavía muchos tienen para justificar su existencia y escaparse de esta repugnante realidad.

Todas, enfermedades físicas y mentales, convergen en un solo número: el índice de inflación.

Pero zambullámonos en estas turbias aguas y rescatemos de sus profundidades una mayor comprensión de lo que nos incumbe: dónde encontrar la injusticia social en el actual sistema económico, entre líneas, de un país con inflación.

Vamos a buscar causa y analizar efectos, vamos a hacernos preguntas y tratar de encontrar respuestas; tratemos de volver a encontrar la verdad y la inocencia de la felicidad de nuestra existencia, una existencia que imaginamos debería ser sana.

El sacrificio es una palabra, un concepto, una relación que debemos mantener siempre presente en nuestras mentes.

 

Audio

12- JUSTICIA EN EL ENTORNO ECONÓMICO SOCIAL

En este caso, hablamos de Justicia como una situación ecuánime entre el sacrificio de una de las partes al desprenderse de un bien o al prestar un servicio con el sacrificio de otra para adquirir el bien o recibir ese servicio.

En donde ecuánime es un concepto subjetivamente valorado por cada una de las partes, en el cual se balancea la satisfacción personal del desprendimiento o la adquisición, con la idea de una mayor satisfacción potencial o efectiva por la utilización de la cosa tranzada en cambio o por el servicio recibido. Es decir, que en una situación de justicia de una operación económica se tiene que tener y sentir la sensación, por ambas partes, que se ha conseguido una ventaja sustancial en la operación que logre que las dos partes se sientan satisfechas y conformes con la misma, independientemente del resultado real obtenido; que ninguna de las partes se sienta como que ha sido robada, obligada a tranzar, coaccionada por circunstancias impuestas a su condición o que ha efectuado un sacrificio de desprendimiento o de adquisición más allá del deseado por su propia voluntad o su normal entendimiento y necesidad.

Millones de transacciones se realizan utilizando extorsión y/o una oportunidad en que las necesidades de alguna de las partes es tan desesperante -necesidad catástrofe- que obliga a aceptar la operación de manera compulsiva por sí o por sí.

 

Audio

13- UN ESQUEMA MENTAL

Fijemos en nuestras mentes un sencillo esquema:

Un sensor -tipo termómetro- hacia abajo, apenas incrustado en el orificio central de un disco.

Este sensor acumula sensaciones sentidas en las paredes de vidrio además de las que suman en la punta del sensor incrustada en el disco.

El objetivo nuestro es el de hacer bajar en la escala mercurial la cantidad de sensación registrada por el sensor, apoyado en la causa principal que es el disco y de los efectos colaterales, secundarios, pero importantes, sensados por las paredes de vidrio del aparato. Cambiemos la sensación por acontecimientos económicos, por enfermedades físicas y mentales de nuestro cuerpo económico, por todo aquello que de alguna manera presiona contra el sensor o contra las paredes y hacen que el mercurio que descansa en la base se eleve.

Pensemos que ese número que anteriormente habíamos dicho que era adonde convergían todas nuestras enfermedades, el índice de inflación, son los grados de sensación que vamos a registrar.

Así, con esto, los protagonistas y sus entornos y el esquema planteado nos van a servir como guía, del principio al fin, para el análisis que iniciamos.

 

Audio

14- PRIMERA RESPUESTA A  ¿En dónde está la falla?

El índice de inflación debería ser un numeral que surja de las causas que originan y motivan la inflación y que esté esencialmente relacionado a la transformación cualitativa y cuantitativa del Producto Bruto de un país.

Su asociación a la injusticia.

En la medida que el numeral que se presenta como índice de inflación esté calculado de acuerdo a muestreos de precios: efectos y no causas originarias de inflación, y que este numeral no se relacione con las variaciones del Producto Bruto de tipo cualitativo, como sería el cambio en la relación Bienes/Servicios ó Servicios Necesarios/Servicios Innecesarios, o de tipo cuantitativo aumento o disminución del PB;

la diferencia creada por la aplicación coercitiva y legal del índice calculado en la actualidad sobre los efectos respecto al índice propuesto que se debería calcular sobre las causas es el nivel cuantificado de injusticia aplicada sobre el conjunto de los habitantes.

 

Audio

15- EL CÁLCULO: ¿sobre la causa o sobre el efecto?

¿Por qué el índice de inflación se calcula sobre el resultado final, precios de mercado, en vez de calcularse sobre las causas que originan inflación?

En un sistema económico normal, el precio final del producto o servicio es la resultante de la agregación de números que hacen a su costo y de la incidencia de una complicada red de relaciones económicas y de motivos sociales. Sin embargo, en un sistema económico como el argentino, los elementos definitorios en el valor a asignar al producto son consecuencia de sensaciones personales tales como: la expectativa, la incertidumbre y la fuerte presión generada por el concepto supervivencia, sobre aquella persona que fija el precio final.

No existe la menor duda de que si se genera una causa inflacionaria, como por ejemplo la emisión monetaria indiscriminada, el resultado va a estar violentamente desfigurado por lo que en la doctrina tributaria se llama el efecto en cascada. Es decir, que un aumento de x% de la masa monetaria, si se lo calcula desde el efecto que produce en los precios del mercado va a significar un monto mucho mayor a ese x%.

La diferencia entre ese x% originario y el valor tomado del mercado, un mayor valor del x% sería la resultante del efecto en cascada producido a lo largo de todo el proceso y, por ende, una respuesta más ajustada de en dónde encontrar injusticia en un sistema como el nuestro.

Este ejemplo vulgar, que pongo respecto al aumento de la masa monetaria como generadora de inflación lo pongo por las generales de la ley y no porque considere que la emisión monetaria sea causa de inflación, lo cual creo que no lo es, ya que la emisión si sigue el crecimiento del PBN jamás produce aumentos de precios, en contra de lo que la mayoría dice y trata de explicar. Sí producen cambios en los precios relativos decisiones de emisión indiscriminadas para ocultar fallas en las políticas económicas producen devaluación del signo monetario, efecto de distinto calibre y esencia que el incremento de precios, decisiones políticas que fundamen-talmente hacen bajar los impactos de las deudas públicas que pagan con pesos nuevos y "frescos" los pesos viejos fijos y devaluados.

Tampoco existe ninguna duda que el esquema mental de cualquier productor de bienes o servicios en el país, de cualquier habitante en particular, pasó de una estructura de sacrificio/inversión a otra de supervivencia/sacrificio, construyendo y cambiando infinitas variables todas relacionadas a los precios de los bienes y de los servicios.

Se pasó de cálculos de proyecciones en la utilización de los excedentes operativos planteados básicamente por la elección de alternativas productivas, a un esquema de cálculo lineal del cuadro de resultados de los estados contables, en donde Ventas menos Costos de Ventas, Gastos es igual a... ¡todavía podemos seguir en carrera!

En un principio eran muy pocos los que entendían los mecanismos de un mercado inflacionario, pero a esta altura de convivir con el sistema cada habitante es un potente especulador de la situación. Y es así como del efecto en cascada producido, la mayor parte está representada por la expectativa y por la razonable obligación de querer sobrevivir.

Los ejemplos son infinitos y están todos a nuestro alrededor; hoy la situación que vive una persona no difiere de la de otra menos entendida.

"Si marqué durante toda mi vida con el 30%, por si acaso, hoy marco con el 50%". "Si antes obtenía mis excedentes monetarios de la venta de 1000 unidades, hoy, como vendo 500, tengo que sacar lo mismo de esos 500", en caso de mercados deprimidos.

Lo dramático del caso es que la incertidumbre es el elemento de mayor peso en el incremento de un precio y que se traduce, este incremento, en el único factor definitorio de la supervivencia del potente especulador.

Más ejemplos que los millones de personas que fueron literalmente lanzados y excluidos de actividades económicas productivas como resultados de estas políticas especulativas financiero-económicas no dejan de ser el cuadro dantesco que justifican estas afirmaciones.

 

Audio

16- LA INFLUENCIA DE LA SUBJETIVIDAD EN UN NUMERAL DE SUPERVIVENCIA

¿Es correcto calcular elementos de ajuste del poder adquisitivo de la moneda sobre enfermedades adquiridas por obligación por los habitantes del país, situaciones que carecen de todo fundamento material y que se apoyan sobre bases de reacción instintivas de los habitantes, creadas por decenios de castigo de malas políticas -o de ninguna política- económicas o por su situación o nivel catástrofe existencial de vida?

La respuesta, es un rotundo NO. No está bien calcular el índice de inflación desde sus efectos, dejando en libertad o escondiéndoles, en la mayoría de los casos, las causas que generaron esos efectos a los habitantes del país, únicos, repito, únicos depositarios del 100% del sacrificio generado.

La situación se tiene que revertir de, hablar todo el día de cómo el carnicero aumentó el precio de la carne, o de cómo tal y cuál precio se fue a las nubes, o de que ya no me alcanza con lo que gano, o de que un aumento absoluto de los precios de los salarios es altamente inflacionario; a otra actitud de comentar, combatir, controlar, corregir, cambiar, divulgar, etc., causa que generadas por el gobierno nacional, por organismos internacionales, por grupos económicos generadores de políticas y de tendencias de mercado, tales como la emisión monetaria no justificada por elementos positivos de desarrollo, concentración de la atomización de un mercado en pocas empresas que tengan peso para dirigir, controlar y especular con la oferta o la demanda, etc.

Solamente vulgarizando la discusión de las causas generadoras de inflación entre los habitantes -que dicho sea de paso no es solo la emisión monetaria sino que son una miríada de causas profundas de cambios macro estructurales mundiales, causas de desgobierno y de descontrol organizativo-administrativo público, etc.-, y trayendo a éstos a crear una opinión pública consciente y correctamente dirigida hacia los orígenes de la inflación, sus causas, es como vamos a conseguir sacarnos de encima muchas de nuestras enfermedades mentales que aquejan a nuestro cuerpo económico, primer paso en la solución de nuestra atrofia y elefantiasis corporal.

Hasta aquí, el juego es claro.

Desde los altos niveles de decisión se tira la pelota y se deja que los de abajo la inflen con sus expectativas e incertidumbres y por la presión ocasionada por sus necesidades de supervivencia, escondiendo con esto la enorme especulación y el robo público que desde la función pública produjo la decisión especulativa e inflacionaria.

A renglón seguido, la pelota es recibida nuevamente por la cúpula para usufructuar sus efectos resultantes, ya perfectamente justificados y aceptados por la población en su totalidad como un hecho irrefutable e inevitable al que todos nos deberemos "amoldar". De esta manera, las dirigencias se exculpan de lo que está pasando culpando integramente a las bases de producción de bienes y servicios: a la gente, por su irresponsabilidad. Y así, los gobiernos y los grupos de poder financiero y económico hacen su fabuloso negocio financiero manejando las decisiones macro económicas libremente, culpando a la miríada de decisiones micro económicas de supervivencia que todos tomamos para seguir existiendo.

Todos estos son factores que tiran hacia arriba la escala mercurial de nuestro sensor, sensor de los acontecimientos nacionales: nuestro aconteciómetro y cuya base se apoya sobre ese disco que llamamos Producto Bruto y que decimos que debe estar íntima y esencialmente asociado al algoritmo inflacionario.

 

Audio

17- EL PRODUCTO BRUTO: Objetivo Nacional

¿Puede una alteración cualitativa o cuantitativa del PB alterar en más o en menos el sacrificio aplicado por la población para la satisfacción de sus necesidades e incidir como causa del incremento de la injusticia del sistema?

Desde hace años se viene alterando de manera muy significativa la relación entre Bienes y Servicios; un ejemplo, concepto Servicios Financieros que pasó a ser la vedette en las apuestas respecto a la captación de mercado, especialmente promovido por las políticas de gobierno.

Si el PB está compuesto íntegramente por bienes que la sociedad necesita para vivir, ej.: vivienda, alimentos, vestimenta, podemos decir que cada habitante está aportando de una u otra manera a la subsistencia de su vecino. Pero cuando la producción y los servicios inician un alejamiento de estas necesidades básicas y éstas son suplantadas por bienes no tan necesarios o por bienes sustituíbles por otros ya existentes; cuando se pasa a bienes y servicios que son estériles por haberlos sembrado en terrenos carentes de propiedades germinativas, a pesar de ver y reconocer el esfuerzo realizado en la producción de ese bien o servicio, debemos fijarnos en la contrapartida de ese esfuerzo, el potencial real y necesario de la satisfacción que la sociedad pueda extraer de ese sacrificio, y también qué se dejó de producir que hubiera sido útil y necesario para la comunidad en su reemplazo.

Aquí encontramos una causa que es generada por las características naturalmente mezquinas del capital produciendo un bache de injusticia en el sistema económico enfermo que tenemos.

¿Podemos hacer inversiones millonarias en dólares en áreas aleja-das de las necesidades básicas o en mercados artificialmente construidos mientras existen cientos de miles de nuestros niños desnutridos, mal nutridos o subnutridos?

¿Podemos pensar en seguir aportando irrestricta e irracionalmente para mantener un enquistado tercer nivel educacional cuando es una vergüenza nacional el sueldo del maestro?

¿Podemos seguir separando a la sociedad entre aquellos que son un simple número y nosotros doctores cuando los que son un simple número le dan de comer a toda una población cuyo esfuerzo diario cae en saco roto?

¿Podemos promover y ocuparnos de las inversiones financieras cuando los mercados de producción son vapuleados una y otra vez sin ton ni son?

Estas son algunas preguntas entre las millones que a diario nos hacemos.

Todas las respuestas a ellas pasan por la calidad de nuestro PB.

A medida que la composición del PB se transforma y desfigura en la relación sacrificio/satisfacción, tendiendo a 1-uno-, la escala mercurial de nuestro aconteciómetro irá aumentando. Y al igual que la relación tierra-actividad-capital, que son causas originarias de problemas reflejados en nuestro aconteciómetro, el PB es también causa y origen de nuestro índice de inflación.

 

Audio

18- ALTERACIÓN DEL GRADO DE IMPORTANCIA DE LAS NECESIDADES

El cambio en la calidad del PB está indudablemente dado por el adoctrinamiento lento pero sostenido de la sociedad para que busque, crea y mantenga necesidades de grados inferiores -en el sentido de la importancia real de la necesidad- que son asumidas como básicas y primarias cuando no lo son.

Cuanto menos necesarios son los productos y servicios, mayor es el componente capital en la tríada anteriormente presentada tierra-actividad-capital y, por consiguiente, mayor la influencia de éste para hacer del producto o servicio un elemento socialmente "imprescindible", de primera necesidad. Es así como el capital va asumiendo su condición de déspota de los otros dos elementos y desfigura y subyuga la escena mundial.

Afecta la relación de productos necesarios o innecesarios, útiles o inútiles. Construye prejuicios como creer que levantar bolsas en una playa de carga o realizar trabajos físicos es un esfuerzo inferior a moverse como un señorito con título entre infinidad de papeles, o denigrar oficios por los oficios mismos quitándole la importancia en las dinámicas sociales y económicas que naturalmente tienen.

Afecta y orienta discriminaciones hacia que unos trabajos son buenos y otros son malos, cuando en realidad todos son necesarios como parte de las dinámicas y articulaciones socio-económicas, etc.

Afecta y saca del imaginario determinadas profesiones útiles por otras que aportan solo al incremento de la inutilidad de los resultados que producen.

Todo esto afecta la calidad del PB y debe ser considerado.

Un país en donde la distancia entre dirigentes y dirigidos va a seguir siendo de proporciones tales que los primeros sigan sin reflejar, interpretar y desempeñarse con el sentido común con que se desenvuelven los segundos.

 

Audio

19- EL SENTIDO COMÚN

Única ciencia para nuestro desarrollo

Es en el sentido común en donde está la coincidencia de un pueblo para aplicar sus principios y encontrar un destino mejor. Y es en el sentido común en donde está el germen para recuperarnos de nuestras enfermedades mentales.

Un ejemplo: en nuestro país viven solo dos tipos de individuos que un día se sientan para decidir qué es lo que van a hacer para seguir viviendo: después de larga plática, sin discusión, cada uno decide hacer algo. El individuo A va a encargarse de mirar al cielo para ver si llueve. El individuo B va a encargarse de salir a recolectar y a cazar para que tengan algo con qué alimentarse.

Por supuesto que en esta relación A tuvo que convencer a B de que su trabajo era muy importante y era necesario para la función de B y éste, en principio, aceptó.

¿Cuánto puede durar esta situación en la cual B se desloma trabajando y A mira hacia el cielo todo el día para ver si llueve y para poder avisarle a B que no puede salir a trabajar?

Este ejemplo parece tonto, pero es la sensación de la mayoría de nuestros connacionales, aquellos que trabajan y que son conscientes de su utilidad, y de otros que están como A, pero que se asumen en la postura de B.

A la pregunta si una alteración cualitativa del PB puede incidir aumentando y disminuyendo la injusticia del sistema, la respuesta por lo anteriormente explicado es SÍ, un absoluto y rotundo SÍ.

La respuesta a si este síntoma es visto por la sociedad en general es NO. La respuesta a si la sociedad siente y percibe esta injusticia es SÍ.

No es visto por la sociedad porque el proceso de acomodamiento al sistema fue un proceso de generaciones en donde poco a poco se le fueron tirando pautas que lo ideal, lo utópico, aquello que desde un principio habíamos explicado como un cambio en las reglas de toma y daca o del individuo de no poder amoldarse a su situación existencial, era posible conseguirlo o superarlo por medio de la bondad y generosidad y comprensión del tesorero de las monedas.

En definitiva, cuando la relación cualitativa del PB cambie hacia una mejor relación sacrificio/satisfacción y/o esfuerzo/satisfacción; es decir, de una relación que tienda a 0, las condiciones generales materiales van a cambiar y también esa sensación, socialmente generalizada, de que nuestro semejante es un inútil va a desaparecer; y es en esto en donde el aglutinante social se puede encontrar y la identidad de un pueblo con un objetivo común se establece.

Para resolver la cuestión social, es necesario intensificar y trabajar para cambiar la calidad del PB, es algo que va más allá que mejorar la calidad de vida, hace al progreso y al desarrollo sostenido de toda la comunidad.

Sin embargo, leemos en los diarios y escuchamos con insistencia que el tesorero de las monedas lo recomienda como receta de diagnósticos graves.

El porque de esta recomendación no es tema para este espacio y por ello lo dejamos con interrogación.

Debemos crear una separación en esta afirmación de la reducción del PB, compuesto por dos sectores, uno el de bienes y servicios básicos, primarios y necesarios en donde la relación sacrificio/satisfacción está generosamente planteada, y el otro en donde los bienes y servicios son parasitarios y estériles para la sociedad.

Otro punto es el tiempo en el cual se debe realizar el acomodamiento. Si decidimos cambiar la situación con órdenes socio-económicas de sacrificio/satisfacción estériles para ir a buscar una mayor justicia general en un plazo muy corto, nuestra relación sacrificio/satisfacción no se va a ver alterada; el motivo es que el mercado nacional no tuvo tiempo para reacomodarse y absorber el sacrificio liberado de su función de esterilidad y hacia una función útil. Pero por otro lado, el hecho de que las políticas nacionales no estén siquiera preocupadas por mejorar la relación hace que no vislumbremos un futuro ni siquiera igual al dramático presente que estamos viviendo.

Hay que reducir el PB en conceptos que implican poca satisfacción de necesidades básicas y primarias en donde el resultado de la incidencia del capital corroe el esfuerzo de la tierra y de la actividad humana al punto de significar una preocupación existencial.

Hay que aumentar el PB en conceptos que impliquen una mayor satisfacción de necesidades básicas y primarias, aún si se debe aumentar el sacrificio en tierra y actividad humana a límites de extenuación; sin olvidar en este punto que el capital como multiplicando es necesario y útil de un mayor y mejor resultados de los multiplicados -la tierra y la actividad del ser humano. Lo que se sostiene es que bajo ningún punto de vista se puede dejar al capital traspasar su condición de complemento de la ecuación y que asuma una función de protagonista originario.

El monto absoluto del total del PB nunca puede disminuir, a pesar de trabajar en su transformación cualitativa, ya que es aquí en donde se refleja el numeral de mayor incidencia en el nivel de nuestro aconteciómetro y es causa original de la generación de acontecimientos no numéricos que, por características de expectativa, especulación e incertidumbre, no deberían generar incrementos, pero que por un incorrecto punto de cálculo basado en el efecto y no en la causa hace que influyan multiplicando el desfasaje original causado por decisiones inflacionarias.

Hasta aquí uno podría preguntarse y decir que existen leyes económicas que están comprobadas y que habría que respetar en todo análisis de la situación nacional; pero la ansiedad y la mala intención de la pregunta debe ser borrada por la necesidad famélica de pueblos sin orden, sin rumbo y con gran preocupación por querer unir sus fantasías de creerse pueblos grandes e integrados al consenso mundial con la desesperada y compungida realidad de sacrificio diario por sus amargas y magras retribuciones.

 

Audio

20- SEGUNDA RESPUESTA A: ¿En dónde está la falla? Conocimiento del PB

Si hacemos un cálculo técnico de cómo en los últimos decenios se fue transformando la calidad de nuestro PB hacia zonas de poca satisfacción social, junto con el cálculo de la disminución absoluta del PB en relación a las necesidades reales de los habitantes, vamos a tener una cuantificación de la injusticia creada por objetivos subrepticiamente incorporados a la escena nacional.

 

COROLARIO

Como corolario del trabajo se plantea lo siguiente:

1- El índice de inflación debe calcularse desde las causas que lo originan y no desde sus efectos resultantes, ya que la cadena causa-efecto está significativamente incidida por acontecimientos de contenido altamente subjetivos. Corresponde plantear soluciones y generar cambios desde las causas que generan el problema.

2- Se debería calcular y divulgar permanentemente la transformación cualitativa y cuantitativa del Producto Bruto. Relacionar su incidencia en el efecto inflacionario agregado en el índice de inflación, sumando disminuciones del PB primario y restando sus aumentos, lo mismo que restando las disminuciones del PB no primario y sumando sus aumentos, por corresponder tal transformación a un cambio en la relación sacrificio/satisfacción que debe incidir en el concepto de igual sacrificio, mayor o menor satisfacción de la población en su con-junto.

Haciendo una extensión de la solución propuesta, los efectos de su aplicación serían los siguientes:

A- Respecto al Índice de Inflación:

I - Se focalizaría la conciencia de los dirigentes y de la opinión pública en general en las causas que generan la inflación, obligando a las personas que toman decisiones inflacionarias a cargar con el peso de sus decisiones.

II - Se eliminaría gradualmente la sensación de culpabilidad pública de los productores de bienes y servicios por querer defender sus intereses y además la sensación de que es por ellos que se genera inflación, lo cual es cierto solo porque el cálculo del índice es incorrecto.

III - Al cambiar el enfoque general de visualización de la inflación, se incrementaría el estudio técnico y científico de su origen y de su desarrollo.

IV - Se normalizaría el incremento general y específico de precios por la pérdida del poder adquisitivo de la moneda entre los distintos mercados que están influenciados por alteraciones que no hacen a la relación monetaria sino a la relación cualitativa y cuantitativa del PB. En este caso, mercados que están deprimidos tendrían el mismo aumento o disminución que aquellos que están en alza.

B - Respeto al PB

Se hace necesaria una aclaración previa.

En países en donde existe inflación pero que no fueron tan castigados como la Argentina, las enfermedades físicas y mentales no tienen consecuencias mayores de desestabilización. Sus mercados están normalizados y la solución de un cálculo y conscientización de la influencia del PB y su calidad y cantidad en la normalización nacional no es tan necesaria. Pero, si la Argentina sigue viviendo, es porque su población se supo amoldar a una existencia de supervivencia ante condiciones extremas de desorganización, cambio e ineptitud -tal vez con premeditación y alevosía- en la fijación de objetivos y políticas nacionales. Se cambió de pautas de existencia normales a pautas de existencia por supervivencia. Se cambió de normas y objetivos de coexistencia en tiempos de paz a normas y objetivos en tiempos de guerra, donde la guerra se diseñó para que todos se peleen contra todos.

Cuando comparamos al mundo con la Argentina muchos no comprenden como es posible que sigamos existiendo sin haber producido una explosión económico-social.

Es imprescindible afianzar este punto del cambio en el PB en la población del país si es que realmente queremos ser parte de la convivencia mundial y de su desarrollo y futuro.

I - Se focalizaría mucho más el objetivo en la necesidad de aumentar la producción de productos y servicios primarios en desmedro de los no tan necesarios, haciendo del tema elemento de diaria discusión y aportando ésta a la consecución del objetivo nacional.

II - Se empezaría a valorar el esfuerzo-sacrificio de los sectores de abastecimientos primarios en las conciencias de los habitantes y con ello el reconocimiento de su trabajo en función de la satisfacción de necesidades realmente prioritarias.

III - Fundamentalmente, el procedimiento planteado llevaría a una paulatina transformación de la relación sacrificio/satisfacción permitiendo a los distintos mercados ir ajustándose para no provocar un efecto violento en la relación.

IV - Se revalorizaría el esfuerzo de nuestro vecino respecto al del extranjero.

V - Se obtendría en forma inmediata una conciencia entre los objetivos que los habitantes del país exigen, sin distinción de banderías, de los objetivos a desarrollar por los distintos gobiernos en funciones.

Por último, el correcto cálculo y puesta en práctica del índice de inflación, y la divulgación y lanzamiento a la vida nacional del concepto Producto Bruto y su incidencia periódica de reevaluación o devaluación de los precios relativos de bienes y servicios primarios y otros no tan necesarios, va a permitir la fijación de pautas comunes a todos los habitantes de la Nación. Pautas que estén por sobre la política y que tiendan a la transformación y reajuste de nuestro actual sistema de vida económica en común.



  índice TOMO II <<< // ÍNDICE Teoría de la Necesidad // Home 1x1 // >>>
                             Economía Racional