EL BANCO A.L.A.L.C. PLAN HALLESINT - Ing. Nicolás MANETTI CUSA -

¿Qué es el Plan Hallesint?

El Plan Hallesint es un Plan Económico Internacional que representa la solución práctica e inmediatamente viable de la actual crisis económica mundial.

Encuentra su justificación científica en la Economía Racional hallesista, que disuelve el Capitalismo y el Comunismo dejándolos deshechos y transformados en recuerdos históricos.

Se concreta en la Fundación Hallesint, que se puede considerar como el Mercado Libre y Total de todos los Bienes mundiales actuales y futuros.

Su estructura –jurídicamente idéntica a la de la Unión Posta Universal- deja a cada nación la más absoluta libertad –en su interior como en sus relaciones exteriores- en todas las actividades, ya sea legislativas como ejecutivas, y especialmente en el campo monetario, fiscal, financiero, aduanero, etc.

Es automática y descentralizada, dejando la gestión de cada una de sus Sedes Nacionales al respectivo Gobierno.

Ofrece, sin la menor coacción, su Moneda Técnica Hallis, que, por su naturaleza no puede ser influida o afectada ni por los Gobiernos, ni por los pueblos, ni por las Finanzas Internacionales manteniendo inalterado su valor –poder de compra- exactamente como ocurre con las unidades de medida –kilo, litro, metro, etc.-

Esa Moneda Hallis es inalcanzable por la avidez fiscal de cualquier gobierno débil o poderoso, justo o prepotente. Eso es posible por su naturaleza objetiva, y sobre todo –como ocurre en el Correo Internacional- porque los Gobiernos cobran directamente y totalmente todas las ganancias, que cada Sede Nacional realiza en su respectivo territorio.

Cabe aclarar que la Moneda Hallis no tiene la menor vinculación legal o jurídica con las respectivas monedas nacionales y aún más con el oro, y el público podrá comprarla sin límites, como ahora ocurre con las estampillas de correo.

El secreto milagroso de la Moneda Hallis se encuentra en el Principio del Invariado Monetario, pues logra componer y fusionar –con una artimaña tan genial como sencilla- la devaluación con el interés. En efecto el promedio mundial de la Tasa del interés supera el promedio mundial de la devaluación de todas las monedas, de manera que se forma un sobrante, que justamente en el Plan Hallesint, constituye la primera ganancia de los Gobiernos.

Es muy fácil comprender que la Moneda Invariable Hallis permitirá la constitución de un Mercado Mundial Hallesint, donde todas las operaciones –mercelógica, de medida, flete, seguro, arbitraje, etc.- se podrán unificar haciendo bajar al mínimo el costo de cada operación de venta.

Otro importante y asombroso ofrecimiento de la fundación es la Financiación Automática, pues la Fundación por medio de sus Sedes Nacionales, puede financiar sin límites, las naciones en desarrollo, pidiendo tasas de interés mínimas, aprovechando por un lado la llamada "superproducción" de las naciones industriales y encontrando la garantía del reembolso en algo que tienen todas las naciones; ¡y todavía no lo saben!

Por supuesto esta garantía se constituye sin ofender en lo mínimo el prestigio de las naciones deudoras.

Lo único que falta para la constitución de la Fundación Hallesint es el permiso de actuar, lo que no puede faltar no bien se habrá desbaratado y superado la actual delictuosa y cobarde conjura del silencio.

La Moneda Halllis que es la llave mágica de la fundación Hallesint, es debida al genio del italiano A.M. Trucco –Génova 1863- Roma 1940- que luchó en forma heroica contra el fascismo que, como todos los Gobiernos, era víctima del error de creer que ¡la economía se puede salvar con la política!

Al estallar la segunda guerra mundial, que Trucco había visto en forma profética, el Gobierno fascista lo persiguió con mayor violencia que nunca, y al fin, lo encerró en el manicomio de Roma, de donde salió sólo para morir, dejando a la familia en la más absoluta pobreza, después de haber dedicado toda su vida a la redención económica de la Humanidad.

 

EL BANCO A.L.A.L.C.

LA MONEDA INVARIABLE

Todos desean la Moneda Invariable, y la buscan en el oro en las monedas nacionales. Pero el oro es un metal cualquiera, y es inconcebible que pueda solucionar un problema económico fundamental de la humanidad un metal, sólo por el hecho de ser raro, inoxidable y tener un hermoso color amarillo.

Una importante aplicación industrial o electrónica, haría subir el valor del oro, y el descubrimiento de una abundante mina, o una genial transformación atómica, haría bajar notablemente el precio del oro, ¿cómo se explica esa adoración del oro por parte de los sacerdotes de la economía?

De las monedas nacionales no vale la pena hablar.

¿Quién no posee, o no ha visto las estampillas alemanas de correo, de cien mil millones de marcos -100.000.000.000- ¿y cómo los argentinos pueden olvidar que hoy cien pesos -100- tienen el valor de un peso de 1935? ¿Acaso los economistas no saben que en 1933 el dólar fue devaluado al 60% de su valor, y que hoy se devalúa diariamente, en el interior de Estados Unidos?

Ni el oro, ni las monedas nacionales pueden solucionar nuestro problema. Por eso se han buscado otros caminos, que no han sido hallados, excepto el salario móvil, que no es un sucedáneo ni automático, ni satisfactorio.

No es automático. Por el contrario es calculado fuera del control del público, con elementos fluidos –variación de precios en artículos arbitrariamente elegidos.

Tampoco es satisfactorio, pues cristaliza "la comida familiar" a un nivel de vida donde no llega el progreso. Por eso se producen intensas huelgas en las naciones donde actúa el salario móvil.

El Banco ALALC –en modesta aplicación del Plan Hallesint- pasa por alto estas tentativas mezquinas, y considera directamente la moneda invariable –en nuestro caso, la moneda ALALC-, fijando su valor, el primer día, en medida arbitraria, con referencia a un dado poder de compra actual.

En estos momentos el dólar representa la moneda invariable universalmente aceptada en el intercambio ¡hasta en las naciones comunistas! Sin embargo el dólar no solamente tambalea, sino que el Presidente de USA propone congresos mundiales, para encontrar ¡la Moneda Invariable!

Lástima es que todos la buscan en mezclas y enlaces de monedas fuertes, sin darse cuenta de que el cáncer está en la naturaleza misma de todas las monedas nacionales. Sería lo mismo que si para evitar que el vino se avinagre, se propusiera mezclar ¡diez de los mejores vinos del mundo!

La moneda ALALC –análogamente a la moneda Hallis del Plan Hallesint- adquiere su estabilidad en una verdad muy elemental, pero que llega a todos en forma casi sorpresiva.

Consideremos todas las inversiones en monedas de todas las naciones ¿Hay dudas de que, en promedio, dan utilidades? Si no fuese así, nadie invertiría su dinero en casas, barcos, fábricas, etc. Las Bolsas quedarían inactivas, y la Empresa sería una palabra sin sentido.

Es verdad que las monedas nacionales ¡todas! Se devalúan, pero esa devaluación tiene que ser inferior a las utilidades –en su promedio- pues en caso contrario no se trataría de utilidades, y el fisco no tendría dónde cobrar sus impuestos.

Consideremos toda la masa de dinero, invertido en las diversas Empresas nacionales, juntamente con las utilidades anuales producidas por esas inversiones, depuradas de las respectivas devaluaciones monetarias.

Encontraremos –queremos destacarlo- que esa mansa monetaria referida a su valor inicial, ha aumentado en su valor real, esto es, que tiene un valor continuamente creciente, que acusa su surplus. Por lo tanto, si quitáramos a las utilidades ese surplus, nos encontraríamos con la moneda de valor constante –invariable- que buscábamos.

Todo esto es teórico; sin embargo no será difícil comprender cómo se llega a la práctica por ese camino.

Antes de pasar a la práctica, debemos aclarar la palabra "invariable". Nada es invariable, y menos podría serlo una moneda, que es una relación entre bienes, servicios, etc. siempre mudables. Basta pensar en el ridículo de un individuo que después de la destrucción atómica de su ciudad, se presentara con su moneda invariable en un restaurante y pretendiera comer por el mismo precio del día anterior.

Por lo tanto, por Moneda Invariable tendremos que entender una Moneda estable frente a la fluctuación recíproca de los mercados, pero que tendrá que variar frente a una modificación global de los mercados en su conjunto.

Una balsa grande, inmensa, como un continente, que flota en el océano, es insensible a todas las tempestades que la rodean; y sin embargo sube y baja dos veces por día con las mareas.

 

EL CHEQUE ALALC

La Sede ALALC de cada nación de la ALALC, emite y reembolsa Cheques en moneda ALALC –art. 5 del Estatuto- cobrando y entregando monedas nacionales al cambio del día. –art. 9- Esto nada tiene de especial; se trata de una operación que hacen diariamente todos los cambistas con todas las monedas del mundo.

¡La moneda ALALC será una moneda más!

Puesto que se tendrá en circulación, continuamente, una masa de Cheques ALALC, que mantienen su valor inicial, por el hecho mismo de su circulación, las Sedes que han emitido esos Cheques podrán invertir el dinero cotizado en Títulos Fructíferos del país –art. 7-, es decir que lograrán utilidades, además del valor inicial invariable, como hemos visto.

Al final tendremos:

a- una masa de Cheques, que circulan entre Naciones y en el interior de ellas como Moneda Invariable.

b- una masa de Cheques, que será continuamente vendida y reembolsada por cada una de las Sedes Nacionales ALALC, en coincidencia con las importaciones y exportaciones de la respectiva nación.

El Estatuto del Banco ALALC –art. 5b- dice algo que parece de limitado alcance, y que en cambio nos llevará muy lejos. Dice que los Cheques son reembolsables a la vista, en cualquier Sede Nacional: por ejemplo, los Cheques emitidos por la Sede Nacional de Chile tienen que ser reembolsados, sin limitación, por la Sede Nacional de la Argentina, no obstante tratarse de Sedes autónomas, que fijan diariamente a su albedrío el cambio del ALALC en moneda nacional, y el importe de aquellos Cheques fue cobrado en Chile y no ha sido transferido a la Argentina.

Si se trata de la presentación al cobro de una masa de Cheques Chilenos imprevista e ingente no se puede imponer un reembolso a la vista, pero aún dando un plazo prudencial ¿cómo se podrá solucionar el problema? Chile ha vendido aquellos Cheques, cobrando el dinero correspondiente, pero no puede pensar en enviarlo a la Argentina, ya sea debido al tipo de moneda diferente, con oscilaciones de cambio imprevisible, ya sea por la intervención apremiante del Control de cambios de los Bancos Centrales de Chile y de la Argentina ¿y entonces?

 

EL BONO ALALC

El estatuto del Banco ALALC, resuelve terminantemente el problema por medio de los Bonos ALALC.

Los Bonos ALALC –que son emitidos sin limitación por todas las Sedes ALALC, son muy parecidos al Cheque ALALC, pero tienen dos características que los diferencian:

a- son reembolsables solamente en la misma Sede que los ha emitido –art. 6b-

b- cada Sede Nacional ALALC establece periódicamente –a su exclusivo juicio- el valor, en ALALC, del Bono ALALC –valor creciente por la acumulación de intereses- -Art. 6d-

Vamos a examinar con cuidado cómo se resuelve el problema que nos preocupa.

Si al mismo tiempo que se presentan en la Argentina los Cheques de Chile, se presentara también en Chile una masa parecida de Cheques de la Argentina, se tendría una compensación y el problema desaparecería.

Si por el contrario eso no ocurre, Chile invertirá el dinero –cobrado con esa venta anormal- en Títulos Chilenos –art. 7- pero se encontrará en posesión de algo que no le perteneces, y que tiene que devolver –o compensar- a la Argentina.

Al mismo tiempo Chile, que por el art. 4 está obligado a vender sin limitación Cheques ALALC, pide a la Argentina la devolución de esos Cheques que faltan en su reserva.

Pero la Argentina no puede devolver aquellos Cheques sin la adecuada compensación, ni puede aceptar Títulos Chilenos, aún cuando lo quisiera, por cuanto el Estatuto se lo impide. Sólo puede –art. 8- entregar a Chile los Cheques a cambio de Bonos Chilenos, garantizados por Títulos Chilenos –con la obligación eventual de aplazar o fraccionar por un tiempo, la presentación al cobro de esos Bonos.

Con todo, queda algo por resolver. La Argentina ha reembolsado la masa de Cheques Chilenos, entregando monedas argentinas tomadas de sus reservas monetarias nacionales. ¿Y si estas reservas no alcanzaran? ¿Y si el año siguiente se repitiera el caso?

Muchos pensarán que en este caso se pediría ayuda a los respectivos gobiernos, puesto que todos los gobiernos de la ALALC tendrían el máximo interés, moral y político, en evitar que el Banco ALALC tropiece con dificultades, y no olvidemos que, en fin, los Gobiernos del ALALC son los únicos beneficiarios de las ganancias del Bono ALALC –art.3b- Sin embargo, no se necesitará esta ayuda. El Banco ALALC no pedirá nada a los gobiernos, aparte de la autorización legal para actuar, y eventualmente, un adelanto para los gastos iniciales burocráticos de constitución.

El Banco ALALC es absolutamente apolítico, pero naturalmente está sometido a las leyes presentes y futuras de todas las naciones en las que tiene que funcionar. Más no pedirá ninguna ley especial, en ningún caso.

Por otra parte, tampoco acepta la ingerencia de los gobiernos políticos en su actuación, y para lograr esa libertad, actúan como se hace con los pistoleros: se salva, en general, la vida y la libertad, entregando todo el dinero.

En efecto, el art. 3b afirma, y el art.10 confirma, que los gobiernos cobrarán todas las utilidades del Banco ALALC, realizadas en la respectiva nación.

Para comprender en su verdadera esencia la solución de nuestro problema, tenemos que salir del mecanismo puramente monetario y considerar el fenómeno económico –o simplemente comercial- que enfrentamos.

Chile ha vendido una masa anormal de Cheques, porque ha tenido un exceso de importación, es decir, algo que muchos ministros de economía miran con terror, y que por el contrario, a menudo representa el desarrollo que todos ansían, aunque no todos los entienden en su forma correcta.

Ese exceso de importación se traduce en un déficit de la balanza comercial –saldo negativo- elemento fundamental de la devaluación de la moneda nacional, y ¡cuidado! por consiguiente causa del aumento de la tasa de interés nacional. En nuestro caso el aumento de la tasa de interés se reflejará en aumento de los intereses de los Bonos Chilenos.

La Argentina, nación exportadora hacia Chile –en nuestra hipótesis- tendrá, al revés un superávit en su balanza comercial –saldo positivo- y luego una mejoría en el cambio de su moneda, y como consecuencia una reducción de la tasa de interés de sus Bonos.

En conclusión: la Argentina, para rembolsar aquella masa de Cheques Chilenos, podrá emitir Bonos garantizados por los Títulos Fructíferos Argentinos, pero que darán un interés inferior al de los Bonos Chilenos que necesita para rembolsar los Cheques Chilenos, si no que logrará una diferencia de intereses.

Algo más tenemos que agregar. La ALALC es un conjunto de 10 naciones y no de dos. De ahí que el problema considerado en la práctica será compartido mejor entre muchas naciones, suavizando las compensaciones.

Consideremos lo que ha ocurrido.

Las importaciones y las exportaciones entre Chile y Argentina ha sido recíprocamente pagadas, en parte con la compensación de Cheques ALALC y el saldo negativo en Bonos ALALC.

Para el pago de ese saldo negativo que se encuentra en el Comercio Internacional han sido propuestas –por economistas de renombre mundial- varia soluciones, pero que se reducen todas a disfraz de un aplazamiento de la deuda; y no a una compensación definitiva; lo que, al revés, todos consideran imposible conseguir, y no encuentran otra solución … que ¡reducir las importaciones!

No es así. También hoy se puede saldar una deuda, dando algo de valor adecuando, por ejemplo un crédito garantizado o un Título Fructífero.

La verdad es que este procedimiento es posible por un ciudadano o una entidad particular y no es posible por un Gobierno, que no puede vender parte de su territorio o conceder hipotecas sobre ello a otro Gobierno y aún menos a un ciudadano extranjero.

La Sede Chilena del Banco ALALC, en nuestra hipótesis, no ha cedido nada a ningún extranjero, sino que ha permutado Bonos ALALC contra Cheques ALALC, entre dos Sedes Nacionales de un mismo Banco, y nada más.

Esta consideración, por lo demás muy sencilla, merece un momento de reflexión.

En fin, conviene aclarar dos puntos:

A- No es posible que una nación sea siempre importadora o exportadora, como no es posible para un hombre vivir y mantener su familia toda la vida, firmando cada día un pagaré.

Por lo tanto –en nuestra hipótesis- Chile un día será exportadora –hacia Argentina u otras naciones- y podrá retirar sus Bonos, si lo quiere.

B- El superávit de las importaciones puede ser la salvación de Chile –en nuestra hipótesis- siempre que sea dirigido al desarrollo.

En efecto, un saldo negativo en la balanza comercial, como el déficit en el presupuesto de una nación, de una empresa, de un individuo, si son debidas a la adquisición de nuevos medios de producción puede indicar, no un fracaso, sino la víspera de una resurrección.

Y cabe oportuno recalcar que un déficit de esta naturaleza, es decir, una mayor importación, actúa no en forma masiva, sino como la levadura, que despierta y valoriza los recursos que antes quedaban inertes.

Aquí está el verdadero milagro del Banco ALALC, modesta aplicación del PLAN HALLESINT.

Por fin todos habrán ganado: los importadores que podrán importar –en el intercambio zonal- sin limitaciones, sin tropezar con dificultades cambiarias; los exportadores, que podrán exportar más, justamente porque los importadores pueden comprar más: los empresarios, que podrán colocar mejor sus títulos en las Bolsas, por cuanto las Sedes Nacionales ALALC tienen que invertir todo su sobrante en Títulos del país: los ahorristas, que comprarán gustosamente Bonos ALALC Fructíferos, reembolsables en moneda invariable, algo que todos esperaban, pero que hasta ahora nadie había ofrecido, y finalmente los Gobiernos, que podrán incrementar la economía del pueblo, cobrando además las utilidades que el Banco ALALC realizará en el territorio nacional.

La Moneda Invariable ALALC no conoce fronteras, y por lo tanto hallará acogida también en el exterior del ALALC, especialmente en los países industriales exportadores que desean vender, pero exigen solvencia y monedas firmes, algo que actualmente las naciones de la ALALC no pueden ofrecer, lo que en cambio podrá hacerlo el Banco ALALC, con toda sencillez y en bien de todos.

El Banco ALALC representa –en forma muy medida y reducida- la Fundación Universal Hallesint –de actuación mundial que la Humanidad espera, pero que la ignora, no obstante la posibilidad de entrar en acción de la noche a la mañana.

 

BANCO ALALC

Estatuto

Artículo 1-

El Banco ALALC tiene la finalidad de financiar el intercambio del ALALC, aplicando las normas del Plan Hallesint.

En cada Nación adherida al ALALC se constituye una Sede Nacional ALALC, que tendrá una gestión autónoma sin la menor responsabilidad del Gobierno Nacional.

Esas Sedes Nacionales, en su conjunto constituyen el Banco ALALC.

La Sede Central del Banco ALALC se establece inicialmente en Buenos Aires. Sucesivamente, por decisión de la mayoría podrá transferirse a otra capital de las Naciones adheridas al ALALC.

Artículo 2-

El Patrimonio del Banco es constituido por el presente Estatuto. Sin embargo las Naciones adheridas adelantarán un Fondo de dotación estrictamente necesario para los gastos burocráticos de constitución.

Artículo 3-

Cada Gobierno de las Naciones adheridas:

a- seguirán legislando en el campo económico y monetario en la forma que estime más conveniente, sin la menor vinculación o referencia al Banco ALALC.

b- Cobrará su cuota de las utilidades –art. 10- que el Banco ALALC realizará anualmente en la respectiva nación.

Artículo 4-

Cada Sede nacional vende o rembolsa al público en forma permanente y continua, sin límite dos Símbolos al Portador: los Cheques ALALC para el desplazamiento de los valores en el espacio y los Bonos ALALC para el desplazamiento en el tiempo.

Los Cheques y los Bonos son emitidos en sumas múltiples de unidad de la moneda de cuenta ALALC –art. 9-

Artículo 5-

a- Los cheques son vendidos contra entrega de moneda nacional, calculando en ALALC al cambio del día, según la cotización diaria de cada Sede Nacional –art. 9- además de una tasa de registración.

b- Los cheques son rembolsados a la vista en cualquier Sede Nacional en la moneda nacional respectiva, por su valor nominal, calculando el ALALC al cambio del día.

Artículo 6-

a- Los Bonos son vendidos contra entrega de monedas nacionales, al precio establecido al cambio del día, además de una tasa de registración.

b- Los Bonos son rembolsados en la misma Sede Nacional que los ha emitido, en la moneda nacional respectiva.

c- Los precios de venta y reembolso de cada Bono son iguales, pero crecientes a partir de su valor inicial.

d- Cada Sede Nacional fijará periódicamente –en concepto de interés- la tasa de aumento del precio de los Bonos, por cuenta propia y a su arbitrio, sin convenio previo con las otras Sedes Nacionales, ni con la Sede Central.

Artículo 7-

Cada Sede nacional invierte a su criterio y en absoluta libertad sus sobrantes de Caja de su gestión a parte de reservas prudenciales –y con una sola limitación: que sean comprados títulos del país, al precio de Bolsa y no más del 30% de cada emisión. Se dará la mayor publicidad a esa compra de Títulos en un Boletín diario.

Los Títulos así adquiridos no podrán venderse nunca, y en conjunto constituyen el Patrimonio de garantía de los Símbolos ALALC.

Artículo 8-

La Sede Central tendrá a su cargo la impresión y la registración y control de los Símbolos ALALC, aprovechando todo progreso técnico a fin de precaverse contra falsificaciones.

Los Símbolos impresos y registrados serán puestos a disposición de las Sedes Nacionales con las normas siguientes:

a- Cada Sede nacional puede pedir a la Sede Central la cantidad de Cheques que quiera hasta llegar en total al valor de las importaciones nacionales del año anterior.

b- Las Sedes Nacionales pueden permutar entre sí Cheques y Bonos, sin límites, según su respectivo valor en ALALC, en el día de la operación.

Artículo 9-

La Sede Central fijará a su albedrío, el primer día el valor del ALALC, ya sea en un gramo de oro, o en un dólar, un rublo, etc.

Luego cada Sede Nacional fijará diariamente a su criterio –como cualquier cambista- la cotización del ALALC en su respectiva moneda nacional, y podrá modificarla cuando y como lo quiera, sin la menor referencia a ninguna moneda o al oro.

Esa modificación, que no podrá superar cada vez la tasa de registración, se dará a conocer en el país, por medio de la radio y tendrá valor para el día siguiente.

Artículo 10-

Cada Sede Nacional, redactará una Situación Mensual y un Balance Anual donde:

a- El activo estará representado esencialmente por el valor de Bolsa, calculado en ALALC, de su masa de Títulos y Monedas Nacionales, además de los Cheques y Bonos ALALC.

b- El Pasivo estará representado esencialmente por el total de Cheques y Bonos ALALC, que esa Sede Nacional habrá emitido –hasta la fecha, calculando los Cheques al valor nominal y los Bonos al valor del día.

c- Cada Sede Nacional dejará a disposición del respectivo Gobierno el saldo del Balance anual, al neto de los gastos de gestión y de adecuadas reservas.

Artículo 11-

En la inverosímil hipótesis de que una Sede Nacional, cierre una ventanilla ya sea de la venta o del reembolso –de los Cheques o de los Bancos- esa Sede Nacional, entra automáticamente en liquidación.

En este caso, la Sede Nacional entregará su Activo y Pasivo a la Sede Central, que a su vez, con la colaboración de las otras Sedes Nacionales liquidará cada actividad y pasividad sin que los Portadores de Bonos ALALC tengan que perder algo.

Los Portadores de Cheques podrán cobrar sus Cheques en cualquier otra Sede Nacional.

Artículo 12-

Todo lo que no esté explícitamente determinado en los artículos anteriores será decidido por la Sede Central, que así mismo redactará un Reglamento Interno.

COMENTARIOS del Estatuto del Banco ALALC

Los que no conocen el Plan Hallesint, y leen por primera vez los 12 Artículos del Estatuto del Banco ALALC, escucharán con asombro nuestra categórica afirmación que el Banco ALALC soluciona el trascendental problema de la Financiación de Latino América.

A ellos dedicamos este Comentario, y para aumentar su asombro, despertando su espíritu crítico, recalcamos que –frente a los colosales patrimonios de las Organizaciones Financieras hoy operantes y propuestas para ayudar a los países subdesarrollados en Art. 2 del Estatuto afirma con toda sencillez: "El Patrimonio del Banco ALALC está constituido por el presente Estatuto".

No se trata de una equivocación, sino de un histórico desafío de la Inteligencia al Capital.

Para empezar a justificar nuestras afirmaciones nos ayudaremos con una analogía al alcance de todos.

Consideremos el Correo Internacional: supongamos que hoy no existiera; a la vez que una Empresa financiera internacional, con un capital astronómico pidiera a todos y a cada uno de los Gobiernos la Comisión del Servicio Postal Mundial.

Todos comprenderán de inmediato la dificultad de organizar una Empresa tan vasta e imponente. Habría que negociar con cientos de gobiernos diferentes entre sí por tamaño, población, desarrollo, mentalidad, idioma, orientación política, monedas, etc. para lograr su adhesión; y luego organizar una burocracia enorme, ¡monstruosa!

¿Al final, sería probable –lo que hoy es realidad aprovechada por todos- enviar, por ejemplo, con sólo unos pesos argentinos una carta o un diario desde el pueblecito de los Andes a un destinatario que vive en una pequeña aldea de Andalucía, con el derecho además de la devolución de la carta al remitente, si el destinatario no se ha encontrado?

Este "milagro" lo debemos a la Unión Postal Universal, la más democrática de todas las organizaciones humanas, que ¡cuidado! no posee otro patrimonio que su Estatuto, y después de haber superado sin trabas, dos guerra mundiales de exterminio entre sus adherentes, sigue desarrollándose con tanta sencillez y suavidad, que… no todos saben ni siquiera donde se encuentra su Sede Central.

Alguien pensará que el Correo Internacional sea algo surgido como consecuencia lógica y espontánea del invento de la estampilla postal.

No es así. La estampilla postal –en el ámbito nacional- había sido inventada por Rowland Hill en 1837, pero se necesitaron 37 años de lucha contra los prejuicios políticos para llegar a la constitución en Berna -¡no todas las naciones concurrieron, y no todas las presentes firmaron el convenio! De la Unión Postal Universal… ¡que hoy entiende el más ignorante de los hombres!

Un refrán árabe dice: "los hombres son enemigos de lo que no conocen". Nosotros agregamos: "los hombres llaman utopía lo que no comprenden" ¡Aquí estamos!

Hace muchos años atrás un misionero presentó al jefe –en verdad muy inteligente- de una poderosa Tribu Africana, la fotografía de una bicicleta, afirmando que poniéndose arriba de ella, podía correr como el viento. El jefe miró la fotografía, y luego, con la misma solemnidad de un economista político, sentenció: "se trata de una utopía o de una trampa. Falta una rueda, pues hasta una mesa necesita por lo menos Tres Piernas; y además, sin la ayuda de un animal, el hombre no puede correr más rápido de lo que le permiten sus piernas".

Si queremos entender la esencia, el secreto del Banco ALALC y su "Milagro" de financiar a Latino-América, tenemos ante todo, justamente que considerar esa operación llamada Financiación.

Muchos consideran la financiación como un "préstamo" cualquiera, y descuidan que la palabra "préstamo" se encuentra en los más antiguos idiomas, a la vez que la palabra "financiación" acaso no tiene un siglo de vida, y se difunde cada día más, junto con el desarrollo de la Empresa en el mundo.

La financiación es sin duda un préstamo, pero muy especial, que además de requerir –como todos los préstamos- garantías y compensaciones, tiene la finalidad especial –como una levadura- de desarrollar recursos, que con la ayuda de la Técnica, se pueden aprovechar en forma "económica", es decir, provocando utilidades para todos.

Este es el caso de Latino-América, que tiene recursos imponentes frente a una población relativamente reducida.

Por eso todos se preguntan con asombro: "¿Qué se opone a la financiación de Latino-América, por parte del Ahorro mundial?"

Si los veinte Estados de Latino-América, sin renunciar a su legislación interna ni a su autonomía administrativa, -como justamente ocurre con los cincuenta Estados de Norte América- , se juntaran en una unidad económica de monedas, leyes fiscales, aranceles aduaneros, recargos, regímenes cambiarios, etc. el problema sería resuelto de inmediato –como en Norte América- , y el Banco ALALC… acaso no sería necesario.

Sin embargo, puesto que no se ve al horizonte, el menor rastro de esa unidad económica Latino-Americana, el Banco ALALC ofrece su solución –acaso, como única solución- pues logra unificar financieramente –no merceológicamente- el intercambio Latino-Americano, llegando por ende a su financiación, pasando por alto sus actuales divisiones políticas y económicas diferentes y a menudo divergentes, pero, y aquí empieza el "milagro" con la adhesión entusiasta de los pueblos, de los gobiernos y… de los financiadores.

Consideremos un préstamo cualquiera en dinero, estipulado y aceptado libremente, entre hombres libres, y que justamente por eso tenemos que considerarlo justo.

El futuro Deudor y el Prestador están de frente, uno al otro.

El Prestador declara con arrogancia que está dispuesto a conceder el préstamo, e impone dos condiciones:

a- una garantía –aval, fianza, prenda, hipoteca, etc.- de que al vencimiento será devuelto íntegramente el dinero prestado.

b- Que le seas entregado un premio –interés-.

Con eso, todo está dicho. Si Latino-América pudiera cumplir con estas dos condiciones, la Financiación de Latino-América, desde mucho tiempo sería ya un hecho. ¡Sin embargo!

Consideremos la primera condición: La Garantía.

En el interior de cada nación hay una sola moneda, una ley igual para todos, una aduana única, una sola política económica y fiscal. Además hay tribunales, policía, cárceles, etc. Claro está, que se puede hablar en serio de garantía.

En cambio, en las relaciones internacionales, concretamente y prácticamente, no hay nada de eso… ¡excepto la Interpol!

¿Qué garantía se hoy en serio a una nación acreedora? ¿Acaso el Tribunal de la Haya, la U.N. ó la OEA? No hay otros recursos que el maquiavelismo diplomático o la fuerza bruta de las armas.

Por eso hoy –en general- no hay posibilidad de préstamos económicos, sino políticos para Latino-América.

Veremos muy pronto en que forma sorpresiva el Banco ALALC –en reducida aplicación del Plan Hallesint- sin poseer otro Patrimonio que su Estatuto ofrece su firme y realista Garantía al Ahorro Mundial.

Consideremos la segunda condición: El Interés.

El análisis del Interés requiere por un lado una tratación determinada y por otro lado mucha atención para darse cuenta de su trascendental alcance.

La tasa del interés es muy variable en el tiempo y en el espacio; hablando solamente de préstamos garantizados.

Hoy en Suiza la tasa del interés es del 3% anual; en Argentina del 3% mensual -36% anual-

En un promedio mundial podremos tener en cuenta el 5% anual, que es la tasa legal del Interés fijada en la mayoría de los Códigos nacionales como también –parece increíble- es la tasa del interés que se concede a los Bonos –es decir al capital- que semestralmente emite el Gobierno Comunista de la U.R.S.S.

Un campesino habla con el Director de un Banco:

Tiene consigo una caja y un paquete.

-" Vengo a depositar un millón de dólares en Monedas de oro, y un millón de Monedas Nacionales". –"Quisiera que sean entregados, a los veinte años a mi hijo recién nacido. ¿Qué trámites tengo que hacer?

-"Por el millón de Monedas Nacionales su hijo a los veinte años podrá cobrar, incluyendo los intereses, más de tres millones. Por las Monedas de oro no sé que contestarle. Ud. podrá alquilar aquí una Caja de Seguridad.. es decir, que a los veinte años su hijo podrá retirar sus Monedas, pagando los gastos de veinte años de alquiler".

-"¡No entiendo!" Se trata de dos millones iguales. ¿Por qué Ud. me habla de un trato diferente?

-"No sé. Es el reglamento del Banco".

Este episodio demuestra que la devaluación del dólar es inevitable, pues justamente por eso el Banco no se arriesga a cambiar las monedas de oro en monedas nacionales, renunciando a los intereses, que en tal forma podría conseguir.

Demuestra terminantemente que el oro no produce interés, a la vez que lo produce la moneda nacional, que… ¡se desvaloriza!

Por lo tanto el interés no tiene aquél carácter de inevitable que todos le atribuyen.

Y en verdad hay un sinnúmero de casos en que no se paga interés –siempre que haya garantía de reembolso, por supuesto y hasta hay casos al revés, que el… interés es pagado ¡por el prestamista!

Quienes nos entregan vino o madera que mejoran con el tiempo, o bien hielo, carne, huevos o pescado –que pueden deteriorarse con el tiempo- ¡tienen que pagarnos algo –interés negativo- al momento de la devolución del vino, del hielo, del pescado, etc.

Supongamos que un moribundo deja en herencia mil dólares a la Sociedad para la protección de los animales, con la sola obligación de invertirlos –con toda garantía- a interés compuesto, durante 500 años, cobrando en fin, por cuenta propia –al vencimiento- la suma acumulada.

Si ahora preguntamos bruscamente a un experto contador –pero sin darle tiempo para calcular- cuál sería más o menos el monto de esa suma acumulada, a un interés pongamos del 5% anual –que hemos visto ser legal hasta en U.R.S.S.- recibiremos sin duda una contestación ¡enormemente equivocada!

Se trata de un importe notablemente superior al valor actual de todos los Bienes, que hoy poseen todos los hombres de todas las naciones de la tierra, de manera que en nuestra fantástica hipótesis, los animales llegarían a ser ¡más ricos que los hombres!

La suma acumulada será mayor de cuarenta millones de millones -40.000.000.000.000- de dólares.

La averiguación es inmediata con una tabla de logaritmos.

Nadie pensará en serio que eso pueda ocurrir; pero tampoco todos entienden por qué eso no puede ocurrir.

No pudiendo dudar de las matemáticas, claro está que fatal y automáticamente tendrá que ocurrir algo, para que nuestra conclusión, evidentemente humorística, no llegue a realizarse.

He aquí la explicación.

Aparte de imprevisibles acontecimientos mundiales, nacionales, sociales, individuales, etc. que pueden afectar o corroer aquella gigantesca acumulación de intereses, es necesario admitir que la moneda, -en nuestro caso: el dólar- tiene que depreciarse y en medida notable, durante los 500 años, para compensar ese absurdo supervalor.

En general afirmamos que la depreciación de las Monedas es necesaria para compensar en el tiempo la acumulación de los intereses; y naturalmente a su vez queda justificado el Interés, frente a desvalorizaciones monetarias de tal magnitud.

El Plan Hallesint –que en su literatura ha ilustrado en forma detenida tan importante acontecimiento económico- llama Principio del "Invariado Monetario" la compensación entre Interés y Devaluación.

La compensación del Interés con la Devaluación no puede ser simultánea por muchas razones, sobre todo porque la tasa del Interés se determina al momento de la estipulación del préstamo, a la vez que la Devaluación se desarrolla después sin ley ninguna, durante la vigencia del préstamo.

Si embargo lo que más nos importa poner en evidencia es el hecho de que esa compensación no sólo no puede ser simultánea sino que no puede ser total.

Este hecho tiene un alcance insospechado como vamos a demostrar enseguida.

Consideramos una masa de préstamos –todos garantizados, por supuesto- que se desarrollan simultáneamente en una misma nación, durante un año.

Al vencimiento si restamos de los intereses cobrados la pérdida eventual por la devaluación monetaria del capital prestado, se obtendrá la ganancia neta que los Prestadores habrán realizado.

Claro está que esta ganancia tiene que ser positiva, pues –en un amplio promedio, por supuesto- no se puede admitir ¡que los Prestadores pierdan plata!

Esta ganancia acaso podrá ser muy reducida, podrá ser inferior no solo al 36% anual –de la Argentina- sino que inferior al 5% de que hemos hablado, pero en el promedio final tendrá que ser positiva.

Llamaremos Interés Neto ese Interés así depurado.

Nos encontramos, en forma imprevista, frente al "pomo de la discordia", que hoy divide el Oriente del Occidente, creando una situación, que parece sin salida y a menudo trágica.

En efecto el Capitalismo afirma que ese Interés Neto pertenece –por el sagrado derecho de propiedad- al Capitalista dueño del dinero prestado, a la vez que el Comunismo afirma –aunque en forma confusa- que se trata de un sobrante –plus valía- que ha sido arrancado a los Trabajadores.

Los que conocen el Plan Hallesint saben muy bien que ese sobrante pertenece, en cambio, a la Empresa, que ha sido esclavizada –hasta hoy- por el Capital y no pudiendo rebelarse explota –a su vez- el Trabajo, para sobrevivir.

El Plan Hallesint no propone revoluciones sanguinarias económico-financieras, pues busca en cambio, la solución del equilibrio económico de la humanidad en la multiplicación de los capitales, a través del desarrollo de la Empresa, hasta donde lo permite el progreso técnico, que hoy es aprovechado solamente por una minoría de hombres, en una minoría de naciones.

El desarrollo de la Empresa, en libre competencia de los Empresarios entre sí, desbaratará el Monopolio del Capital, que hoy aplasta a la Empresa, y por ende a la humanidad entera.

Nada de todo eso se propone modestamente el Banco ALALC, que al contrario, con sentido realista aprovecha la formación del Interés Neto, pero, después de lograrlo, lo vuelve a favor de la financiación directa y sobre todo, indirecta de las Naciones adheridas al ALALC.

El mecanismo de ese aprovechamiento y sucesivas financiaciones es muy sencillo, como vamos a ver.

El banco ALALC determina arbitrariamente –el primer día –art.9- el valor real –poder de compra- de la Moneda ALALC –moneda de cuenta no acuñada- con referencia al poder de compra –por ejemplo- de un gramo de oro.

Luego por medio de sus Sedes Nacionales ofrece en venta al público Cheques ALALC –expresados en esa moneda- e invierte el dinero, -cobrado por la venta de esos Cheques- en Títulos Fructíferos, cotizados en la Bolsa de la respectiva nación.

Esa masa de Títulos constituye el Patrimonio de Garantía de los Cheques ALALC emitidos.

Esa masa de Títulos es sin duda un respaldo real de los Cheques ALALC –muy diferente del que tienen las actuales Monedas Nacionales, incluyendo el dólar, considerado hoy como Moneda Mundial.

En efecto si una moneda nacional se devalúa, el Banco Central de aquella nación no moviliza –como impone la palabra garantía- sus recursos de oro… ¡para indemnizar a los portadores de moneda nacional, por la devaluación que han producido!

Lo único que hace es notar una ganancia en su Balance, pues sus reservas de oro, ahora valen más… ¡calculadas en monedas desvalorizadas!

Los Cheques ALALC, en cambio, mantienen inalterado su valor –en poder de compra- en el Mercado Mundial.

Eso es justificado por lo que precede –y además por los artículos 5 y 9-. Sin embargo una analogía nos ayudará mejor.

Si un jardinero quiere defender su jardín, puede rodearlo con trozos de manera y ramas secas –Monedas Nacionales- es decir con una defensa eficaz pero fatalmente deteriorable, pues con el tiempo se desmorona –devaluación monetaria-. Pero si el jardinero es sagaz y previsor y quiere mantener constante la altura de su defensa –moneda invariable- hace crecer, alrededor de su jardín un cerco vivo –Inversiones Fructíferas-, que al contrario, requieren periódicamente una poda –Interés Neto- , que constituye una ganancia –superavit entregado a los Gobiernos, art.3 y 10-

Concluyendo hemos puesto en evidencia que el Banco ALALC nos ofrece una Moneda, que no puede desvalorizarse, ni siquiera por una desenfrenada emisión, pues tiene una indiscutible garantía contra la devaluación, garantía que supera el valor de cada Cheque ALALC emitido, justamente por el Interés Neto, de manera que mientras todas las monedas nacionales hoy tambalean, el ALALC se presenta como la única Moneda Firme e Invariable en el tiempo.

Los Cheques ALALC por su inquebrantable garantía y su valor constante, serán naturalmente aceptados por todos, con total confianza; sin embargo, es muy oportuno recalcar, con toda claridad esa característica, para evitar peligrosas equivocaciones.

El valor constante del ALALC no se refiere a ninguna moneda nacional, ni al oro. Es verdad que para evitar equivocaciones hemos hecho la hipótesis que el valor inicial del ALALC fuera –por ejemplo- de un gramo de oro, pero repetimos que nos referimos al poder de compra de un gramo de oro, de manera que si al día siguiente una nueva aplicación química o electrónica hace subir el valor del oro, o un colosal descubrimiento minero o un trascendental procedimiento nuclear hace bajar el valor del oro, el ALALC deja el oro a su suerte, y sigue manteniendo su valor inicial en el Mercado Mundial.

Vamos a ver, en cambio lo que pasa con una Moneda nacional, por ejemplo con el dólar.

El dólar está relacionado con el oro en el modo siguiente: 35 dólares valen una onza de oro.

Todos entienden que se pueden cambiar 35 dólares con una onza de oro. ¡No es cierto! Con una onza de oro se compran 35 dólares, pero no al revés. En EEUU no se vende oro.

Eso parece un asunto nacional, que no afecta al exterior. ¡Tampoco eso es cierto! Veámoslo de cerca.

Una pregunta sencilla: ¿Cómo es posible que una nación tan adelantada no puede producir, por ejemplo, el trigo a los precios de la competencia internacional?

Mecanización del agro, colosales obras hidráulicas, viabilidad ejemplar, terrenos fértiles, semillas seleccionadas, herbicidas, plaguicidas, sembradoras y cosechadoras colosales, silos racionales, organización comercial moderna, automación, redes de energía, electrónicas, máquinas calculadoras, etc. sin embargo al final los costos de producción resultan muy elevados.

¿Entonces el progreso técnico no coincide con el progreso económico de la producción, con la rebaja del costo de producción?

Pregunta muy embarazosa para el Gobierno, que la elude solucionando el problema con los… excedentes –palabra ofensiva para una humanidad hambrienta-.

El Gobierno compra a precios elevados los excedentes y los vende a precios internacionales. Esta solución artificial crea naturalmente situaciones absurdas, abusos, especulaciones, etc. y entonces el Gobierno interviene limitando los cultivos, castigando severamente a los que producen más, es decir, aumentando el hambre mundial.

Las otras naciones, que han adherido con énfasis y retórica a la F.A.O…. no se dan cuenta de nada ¡pues aprovechan de la situación, para vender mejor su trigo!

La explicación de todo eso –que es lo único que nos interesa- se encuentra en la falsedad del dólar, cuyo valor internacional es mantenido con un ardid, a la vez que el valor del dólar en el interior va menguando hacia la mitad de su valor desde la última devaluación del dólar en 1933.

La solución de esta situación contradictoria y desleal será fatalmente la devaluación del dólar, lo que a su vez será causa de graves trastornos en todo el mundo.

EEUU que ha aprovechado durante decenios esta situación, ha podido disfrazar la falsedad de su moneda por tener un saldo positivo en su Balanza Comercial.

Ahora que el depósito de oro en Fort Knox se va desmoronando ¡el fantasma de la devaluación del dólar se va materializando!

Nada de eso puede ocurrir con el ALALC.

Si cada una de las Sedes Nacionales ALALC vendiera y reembolsara, por ejemplo, cada mes la misma cantidad de Cheques ALALC, todo se desarrollaría en sincronismo, y no tendríamos nada que aclarar.

En este caso tendríamos como antes, el dólar convenio, es decir que se haría una total compensación en clearing y todo quedaría arreglado.

Pero en cambio eso no sólo no va a ocurrir, sino que las dificultades financieras del ALALC empiezan justamente en la existencia de saldos negativos en las Balanzas Comerciales de algunas naciones del ALALC –saldos que al final tendrían que pagarse… ¡en dólares!

Supongamos que todo el movimiento financiero del ALALC se desarrolla a través del Banco ALALC.

Consideremos una Nación A de la ALALC que frente al conjunto ALALC tiene a fin de mes un superávit en su exportación de un millón de ALALC que naturalmente, bajo forma de Cheques ALALC están en manos de Exportadores de A.

Estos Exportadores tienen el derecho indiscutible de cobrar en Moneda Nacional ese millón de ALALC.

¿Aprovecharán ese derecho? En este caso ¿Con qué dinero pagará la Sede Nacional ALALC a A esos Cheques emitidos por otras Sedes Nacionales ALALC –que habían cobrado- en su oportunidad, en importe en la respectiva moneda nacional?

Pregunta, en apariencia, muy embarazosa.

¿Estos Exportadores preferirán las Monedas Nacionales –tan deteriorables- a los Cheques ALALC?

Tenemos el deber lógico de considerar este caso, en que estos Exportadores prefieran –o tengan necesidad- de cobrar los Cheques ALALC en monedas nacionales.

Muchos pensarán que en este caso la Sede Nacional ALALC de A pedirá ayuda al Gobierno de A. Esta ayuda se concretaría en la invitación del Banco Central de A –que tiene reservas en oro, en dólares y otras monedas- a comprar también esos Cheques ALALC que bien merecen el nombre de "reservas". Sea dicho de paso que en la realidad los Bancos del Gobierno compran a menudo también Títulos Fructíferos del país, que sin duda no tienen el respaldo de los Cheques ALALC.

Cabe agregar que, todos los Gobiernos del ALALC tienen el mayor interés moral y político en evitar que el Banco ALALC tropiece en dificultades, y en fin no olvidemos que los Gobiernos del ALALC ¡son los únicos beneficiarios de las ganancias del ALALC!

Sin embargo, no necesitamos nada de eso.

¡Nada de eso! Pues el Estatuto ofrece algo mejor.

Consideremos los Bancos, que todos conocen. Notamos con asombro que en conjunto tienen depositado en cuenta corriente libre una parte muy notable ¡de la masa monetaria nacional en circulación!

Los depositantes no cobran interés y además no pueden reclamar ninguna compensación, si durante el depósito la moneda nacional ha perdido poco o mucho de su valor.

El Estatuto establece que cada Sede Nacional ALALC actuará también como un Banco Normal pero limitadamente a los depósitos libres, como indica el Art. 6 del Estatuto aunque en forma muy disfrazada.

En efecto el art. 6 habla de Bonos Fructíferos en Moneda ALALC Invariable con reembolso libre en cualquier momento.

En Comparación a los depósitos libres de cuenta corriente hay dos diferencias de naturaleza práctica, no financiera.

1- Las cuentas son al portador y no nominativas.

2- Los depósitos son en ALALC y no en Moneda Nacional.

Hay dos ventajas, que le confieren destacados caracteres de superioridad:

1- La Moneda ALALC no puede desvalorizarse.

2- Producen un Interés en ALALC y no en Moneda Nacional.

Los Exportadores de A, de quienes hemos hablado, podrán depositar sus Cheques en ALALC, es decir podrán comprar Bonos ALALC, con el derecho de prelevar en cualquier momento su dinero no devaluado, antes bien aumentado por la acumulación automática de los intereses de los Bonos.

Sin embargo, como es evidente, las Sedes Nacionales ALALC no quedan sólo al servicio de nuestros Exportadores; al contrario, pensando en la masa actual de los depósitos bancarios nos damos cuenta que los compradores de Bonos serán muy numerosos: todos los que tienen dinero guardado y en manera especial los que ahorran… en dólares –hoy tambaleante- encontrarán en los Bonos una inversión sin inmovilización, algo ideal para ellos, y no sólo vemos solucionado el modesto problema del reembolso de los Cheques ALALC de nuestros Exportadores, sino que –como vamos a exponer en forma somera- encontramos al fin el camino para alcanzar la financiación de Latino-América.

Todos piensan que las naciones del mundo representan la esperanza, la salvación, del ALALC –que representan el 6% de la Humanidad- y se preguntan con angustia: ¿"Si Latino-América no encontrara más prestamos en el mundo donde iríamos a buscar los capitales para su financiación"?

Los que conocen el Plan Hallesint sabemos contestar muy bien a esta pregunta. Aquí intentaremos dar una respuesta, acaso somera, pero sencilla, comprensible y convincente.

Empecemos con una observación muy modesta. Hemos comprado en una farmacia un remedio, que acaso representa nuestra salud.

Vamos a pagar. La cajera nos da el vuelto, agregando un "gracias" y acaso también una sonrisa.

No damos la menor importancia a todo eso, pero, pensando bien, vemos que casi siempre todos dan las gracias cuando reciben dinero a cambio de mercaderías. ¿Por qué?

¿Hay diferencia entre dinero y mercadería?

Parece que sí, pues si pedimos 1.000 dólares en préstamo tendremos que enfrentar un largo trámite, a la vez que si pedimos heladeras, televisores, lavarropas, etc. por 1.000 o más dólares sin anticipo, en cuotas, con dos años de plazo, etc. tenemos solo la dificultad de… ¡elegir entre un sinnúmero de ofertas!

Valga para terminar el caso siguiente.

En este momento de tensión internacional entre Oriente y Occidente con la probabilidad de que estalle de un día a otro la guerra atómica de exterminio, la noticia de que Occidente otorgará un préstamo a Oriente… ¡sería acogida como la más estúpida de las bromas!

Y en cambio, todos hemos leído en los diarios casi sin asombro, que Occidente ha enviado flotas de barcos cargados con trigo, maíz, etc. con destino a Oriente y… a crédito; ¡hasta con 5 años de plazo! e Inglaterra se ha apresurado a tomar la delantera, ofreciendo la construcción de la Ciudad Química que Rusia quiere instalar en el país ¡concediendo un pago a plazo de 8 años!

¿Quién podrá dudad de que hay una profunda diferencia entre la financiación con dinero y la financiación con productos?

Volviendo al Banco ALALC vamos a concluir.

Una nación que quiere desarrollarse no necesita dinero –Capitales- sino máquinas, equipos, productos, patentes, etc.

Ahora bien todo el mundo está ansioso de entregarnos –a crédito- cualquier cosa que necesitamos para desarrollarnos, todo, absolutamente todo.

Lo que se nos pide es la Garantía y el pago en una Moneda Firme.

Hemos visto que hoy Latino-América no puede ofrecer ni una cosa ni la otra, en cambio, como hemos aclarado, el Banco ALALC ofrece una cosa y la otra: Absoluta Garantía y Estabilidad Monetaria. El problema por lo tanto queda solucionado; justamente como habíamos prometido con nuestras primeras palabras.

Nuestro comentario termina aquí.

Otro comentario lo hará la posteridad, y será un himno al triunfo, siempre que esta generación llegue a comprender el Plan Hallesint o por lo menos su modesta encarnación en el Banco ALALC.

Nuestra tarea sin embargo, no ha terminado.

Seguimos en la lucha contra la cobarde conjura del silencio, en el nombre de Agustín M. Trucco –Génova 1865- Roma 1940- ideador del Plan Hallesint que después de haber predicado toda su vida la redención económica de la humanidad, viejo y enfermo fue encerrado por el Gobierno Fascista –sin la menor imputación en el Manicomio de Roma- de donde salió para morir, dejando a su familia en la más absoluta pobreza.

¡Gloria a su Genio Inmortal, a su Espíritu purísimo, a su Fé inquebrantable, a su Alma generosa, que siempre hasta en su dolorosa agonía perdonó a todos sus enemigos!

 

EL CLEARING DE LAS SEDES NACIONALES DEL BANCO ALALC

El clearing de las Sedes Nacionales del Banco ALALC se reúne cada mes en una ciudad de la América Latina.

Los Representantes de las Sedes declaran sus eventuales ofertas o pedidos de Cheques ALALC; provocados por una excedencia de los reembolsos sobre las Ventas de los Cheques o viceversa.

Claro es que si en el período anterior, en una Sede Nacional los reembolsos de Cheques ALALC ha superado las ventas, aquella nación ha actuado como exportadora –en la ALALC- y su balanza comercial presentará un saldo positivo.

Al revés, si las ventas han superado los reembolsos la nación habrá actuado como importadora, y su balanza comercial presentará un saldo negativo.

Hoy no se conoce una solución para compensar los saldos negativos: y las naciones importadoras tienen que pagarlos en oro, en dólares o en otra moneda fuerte –si la tienen-. En general no la pagan, y firman, en cambio, un pagaré –u otro símbolo equivalente- o piden créditos a las naciones ricas, que los conceden a cambio de compensaciones políticas. O bien se reconocen en crisis, se disfrazan de pordioseras, y entran casi con desesperación en la espiral del subdesarrollo.

El Banco ALALC –en conformidad al Plan Hallesint- solucionará en cambio el problema en forma muy sencilla, y sin embargo "sorpresiva".

Pero no hay nada de trascendental ni de arriesgado; tampoco se piden nuevas leyes, privilegios, exenciones, reformas monetarias, fiscales, aduaneras, renuncias, compromisos, etc.: ni es necesario convencer a la opinión pública a lograr la adhesión de los partidos políticos.

Sólo un gobierno dictatorial podría intervenir con una acción violenta contra el Banco ALALC sin dar ¡pues no podría hacerlo! Ninguna explicación razonable.

En cambio los gobiernos, todos los gobiernos, darán su adhesión y su apoyo total, tan pronto como se darán cuenta de la equidad, fecundidad y alcance del Banco ALALC que como veremos favorece a todos: importadores, exportadores, empresarios, y ahorristas, y directamente a los gobiernos mismos, entregándoles todas las utilidades. –art.3-.

Vamos ahora a presenciar una sesión del Clearing ALALC.

Las Sedes de las naciones importadoras –en el interior de la ALALC- y que por brevedad llamaremos Sedes I ,en su oportunidad habían recibido –como todas las Sedes- de la Sede Central su dotación de cheques, en medida superior a las previsibles necesidades normales, pero con la obligación terminante –art.4- de vender y reembolsar esos cheques, sin límite, contra monedas nacionales al cambio del día.

Algo semejante ocurre con los Bancos Centrales de cada nación, que reciben de las Casas de Moneda grandes cantidades de papel moneda, pero que ¡cuidado! no tiene valor hasta el momento en que se emite contra presentación de una orden de pago regularmente autorizada, o de otra moneda a cambio del día.

Cada Sede depositaria de esos cheques, empieza a venderlos, y, como es de esperar el primer día constata que no efectúa ningún reembolso, pues los cheques que ha emitido, viajan en concepto de pago al exterior: a la vez que del exterior todavía no han llegado los cheques, que han sido vendidos allí.

Es verdad que después de un tiempo las ventas y los reembolsos casi se compensarán, pero una parte de los cheques quedará siempre fuera de las Sedes del Banco ALALC: o en viaje o en cartera de otros Bancos o de cambistas o en manos de ahorristas o extraviados: es decir, en circulación, y las Sedes que las han emitido pueden invertir –salvo adecuadas reservas- el dinero cobrado, en Títulos Fructíferos –art. 7- y lograr utilidades.

Algo semejante ocurre con cualquier Banco, que dispone libremente de una parte del dinero depositado, haciendo inversiones y cobrando utilidades.

La otra parte de Cheques, que llamaremos "fluctuantes" nunca tiene que llegar al límite de la dotación que habrá sido entregada a cada Sede Nacional, y eso tiene enorme importancia.

En efecto el art. 4 del Estatuto obliga a las Sedes Nacionales a estar siempre en condiciones de vender Cheques al público; por lo tanto, en ocasión del Clearing, las Sedes I –importadoras- que justamente por ser importadoras, y que consideramos han vendido más Cheques de los que han reembolsado, tendrán que preocuparse por reintegrar sus reservas, y poder enfrentar un nuevo exceso de pedidos.

Por eso se presentarán en el Clearing como compradoras de Cheques. Sin embargo muy pronto se dan cuenta de que no pueden comprar los cheques que necesitan pues podrían pagarlo sólo con su moneda nacional, que las otras Sedes E –exportadoras- naturalmente no pueden aceptar –Aquí empieza el problema-.

En el interior de cada nación podremos encontrarnos diariamente con problemas semejantes, que en cambio podremos solucionar con toda sencillez.

Un campesino que para desarrollar su hacienda ha comprado semillas, abono, bombas de riego, etc., pero al vencimiento no puede pagar, podrá salir del apuro pidiendo un crédito y ofreciendo hipoteca sobre su campo, encontrando ofrecimientos de toda parte.

En efecto si él no paga al vencimiento, se enfrentará con leyes, policía, tribunales y hasta ¡cárceles!

Una nació en cambio –y aún menos una Sede ALALC- no tiene el recurso de la hipoteca, ni muchos otros; no sólo por razones de prestigio nacional, sino porque falta una justicia internacional; en este campo; hasta hoy no se conoce que la fuerza brutal y el derecho de la selva. ¿Y entonces?

La Sede I que hemos considerado -en verdad- no está en quiebra; pues tiene el dinero –en moneda nacional- para comprar aquellos cheques, pero necesita para su reserva.

La primera idea que le ocurre es la de comprar –en el país- algo que tenga valor comercial, -trigo, carne, cobre- y -ofrecerlo en compensación, cerrando la cuenta; pero esta solución no es viable.

En efecto eso significa exportar algo; pero justamente esta Sede I no logra exportar más ¡por eso la hemos calificado Importadora.

Si embargo hay algo, que acaso podríamos exportar; se trata de los Títulos Fructíferos del país, siempre que sean cotizados también en el exterior.

¡Lástima es que en las naciones del ALALC hoy eso no ocurre! Y si eso hoy ocurriera, siempre habría el peligro de que los Bancos Centrales, con su control de cambio, pudieran intervenir estropeándolo todo.

Si embargo justamente en este camino el Banco ALALC va a encontrar la solución que buscamos.

Necesitamos ante todo, aclarar algo.

El Banco ALALC –en modesta aplicación del Plan Hallesint- expresa sus símbolos: el Cheque y el Bono en Moneda –ALALC, moneda de cuenta, que no tiene la menor vinculación jurídica ni monetaria con el oro, el dólar, la libra, etc. y por lo tanto no puede perjudicar a nadie, exactamente como ocurre con el sinnúmero de monedas del mundo, que recíprocamente no se molestan, en lo mínimo, en las pizarras de los cambistas.

Pero la moneda ALALC tiene un hechizo especial, que la hace preferir al oro, al dólar, a la libra, etc. pues tiene la increíble característica de ser invariable.

Como eso ocurre y el alcance de esa invariabilidad se demuestra indirectamente con el hecho de que todas las que han intentado criticarla se ha rendido muy pronto, y no han encontrado otro recurso que callarse.

-El Plan Hallesint tiene una ancianidad de más de medio siglo; y nunca nadie ha podido ni siquiera rasguñarlo-

Pero se demuestra también directamente y en forma terminante e irresistible su invariabilidad.

Además de toda la literatura sobre el Plan Hallesint hemos ofrecido –en los Comentarios al Estatuto del Banco ALALC una demostración para los lectores de cultura media, y otra demostración aún más elemental se encuentra en el capítulo "El Banco ALALC".

Volvamos ahora otra vez a la sesión del Clearing del Banco ALALC. Las Sede I siguen pidiendo en forma angustiosa Cheques ALALC, pues no han encontrado nada para ofrecer en cambio.

Ahora los Art. 4,5,6 y 7 del Estatuto dice que cada Sede, además de los Cheques, emite Bonos a precios crecientes, conglobando los intereses, que en una moneda invariable tendrán que ser mínimos, aún porque los Bonos, como los Cheques son al portador y reembolsables a la vista en moneda nacional, al cambio del día, como ocurre, por ejemplo, con el dólar.

Se trata de un Título muy atractivo para los Ahorristas, hasta hoy a menudo defraudados por la desvalorización monetaria.

No se olvide que todos los Bancos de todo el mundo aceptan depósitos en c/c, con reembolsos a la vista ¡pero entregando moneda acaso devaluada, y no pagan intereses!

Las Sedes I con el dinero cobrado por la venta de los cheques emitirán Bonos ALALC respaldados justamente por esas inversiones en Títulos Fructíferos, cotizados en la Bolsa; y luego, en el Clearing, ofrecerán esos Bonos en cambio de los Cheques, que les ofrecen las Sedes E –exportadoras-.

El Art. 8 del Estatuto prevee y autoriza esa operación.

Las Sedes E –exportadoras- tienen interés en esta operación, no sólo porque es la única salida posible, sino porque han sustituido con Títulos Fructíferos –Bonos- los Símbolos infructíferos –Cheques- a paridad de valor en ALALC. En esta forma la operación entre Sedes I y Sedes E queda cerrada.

Sin embargo el asunto no ha terminado.

En efecto las Sedes E habían reembolsado a los exportadores de E aquel exceso de Cheques, y habían entregado moneda nacional, prelevadas de sus reservas monetarias; y ahora por cierto no pueden reponer Bonos I en lugar de aquellas monedas nacionales.

Se necesita una operación más, pero sólo en el interior de las Sedes E.

Esa operación final tiene un contenido económico, más que financiero y monetario.

Los Bonos I, que como acabamos de ver, han sido aceptados por las Sedes E, no se pueden vender –normalmente- en las naciones E, pues no tienen –digamos- una circulación en el exterior: son Títulos de Crédito que son reembolsables solamente en la Sede I, emisora.

Sin embargo la Sede E podrá emitir Bonos E y venderlos a los ahorristas de la nación misma, cobrando monedas nacionales, en medida igual al valor de los Bonos recibidos, reintegrando sus reservas, en moneda nacional.

En esta forma todo queda arreglado con satisfacción de todos.

Y algo más tenemos que agregar.

Los Bonos I dan un interés mayor de los Bonos E. Eso es consecuencia sencilla y normal de que I es Importadora y E Exportadora, pues el promedio de la tasa de interés, en los países importadores tiene que ser –hasta el hombre de la calle se da cuenta de ello- mayor de la tasa de interés en países exportadores.

Por lo tanto las Sedes E han hecho n muy buen negocio aceptando los Bonos I en cambio de Cheques, y vendiendo Bonos E a los ahorristas de E pues ganan la diferencia de interés, sin arriesgar nada.

Además la emisión de los Bonos I y de los Bonos E y de Cheques –por la parte que queda en circulación- provoca algo muy provechoso por todos.

En efecto estas emisiones se hacen contra monedas nacionales que –aparte de reservas prudenciales- se invierten –art.7- en Títulos –por supuesto bien elegidos- cotizados en la Bolsa.

Eso vale decir que los Bonos ALALC –y también los Cheques- provocan pedidos y luego alzas en las cotizaciones de las Bolsas pues es ahorro fresco que llega a la Bolsa, ayudando las nuevas emisiones, y tonificando el mercado de los Títulos.

Lo que precede nos ayuda a aclarar un punto de grande importancia, que va más allá de la compensación de los saldos negativos en la balanza de pago de las Sedes del Banco ALALC.

En la realidad es perfectamente previsible que todas las Sedes emitirán Bonos, en medida muy superior a la que corresponde a la compensación de que hemos hablado.

Cabe recordar que en el Plan Hallesint –cuando fue concebido y divulgado: hace medio siglo atrás- el sólo Título operante era el Bono. El Cheque vino después.

Ahora bien, aunque parezca increíble constatamos que si tenemos que cobrar por ejemplo un millón, en moneda nacional, y se nos ofrece, a nuestra elección: un millón en efectivo o un millón en Certificados de Ahorro Fructíferos y garantizados por el Estado, en general preferimos el efectivo, renunciando a los intereses.

Eso explica la coexistencia del Cheques y del Bono.

Todas las Sedes, las E y las I, emitirán Bonos en medida hoy insospechada. No sólo los Ahorristas de cada nación comprarán los Bonos, sino que también los Bonos serán aceptados como pago en el Exterior, porque son expresados en moneda ALALC, invariable, y dan un pequeños interés.

Además puede ocurrir que faltan dólares en el Banco Central de una nación para comprar en el Exterior y los vendedores del extranjero –antes de renunciar a la venta- aceptarán Bonos ALALC –y también Cheques ALALC- de manera que –después de un primer momento de desconfianza- los Bonos y los Cheques ALALC darán la vuelta al mundo.

Queremos hacer de paso una consideración: ¡Qué es el salario móvil? Es el salario en moneda invariable, que hoy no existe, y que se intenta alcanzar con reajustes.

¿Por qué no se paga en oro, en dólares, etc.? Porque no todas las naciones tienen disponibilidades de esa naturaleza, y además las cotizaciones del oro, del dólar, etc. no son sinceras, sino que son maniobradas por la política financiera del país.

Claro está que al salario en moneda ALALC o al cambio ALALC sería la solución más justa y honesta y técnicamente más sencilla.

Y el Banco ALALC que no posee un fondo de dotación ¡puede vender Cheques sin límites!

Cuando todo eso sea realidad, no hay duda de que el Cheque y el Bono ALALC por ser expresados en una moneda invariable, podrán traspasar los confines del ALALC y ser aceptados por todos como ahora –y acaso más- se aceptan en todo el mundo las monedas fuertes, -aunque no tengan valor legal en el exterior, y en este siglo han padecido grandes devaluaciones-.

Eso significa que el Banco ALALC podrá superar las barreras monetarias a que hoy separan las naciones de la ALALC de las otras naciones del mundo.

No olvidemos que una de las razones del éxito económico de los 200 millones de norteamericanos está en el hecho de que tienen una Moneda Única, y que, en cambio, el fracaso de los 200 millones de sudamericanos está muy estrictamente relacionado con sus veinte diferentes Monedas Nacionales.

¡Con eso todo está dicho!


  <<< // Índice Economía Racional // Home 1x1 //
                              Teoría de la Necesidad