TEORÍA DE LA NECESIDAD - El Eficientismo Social -
                      Una Economía  de Todo y para Todos.    Prof. Mauricio Jorge Yattah

  113 - El libre albedrío... ¿por qué no?  Audio - Imagen MJY

Otro de los problemas de la elefantiasis normativa jurídico-legal y de la distorsión organizativo-administrativa pública es la paura -el miedo- que sienten también los funcionarios públicos políticos a que las personas que hacen, hagan en libertad y sin restricciones u órdenes administrativas públicas. El errado concepto adquirido y ampliamente asumido de que la función pública debe dirigir, casi siempre con mano de hierro, es cuestión de todos los días... sino la parálisis; o surge con una espontaneidad pasmosa la pregunta ¿y ahora, qué hago? pregunta que paraliza al ciudadano asumido. Esta sensación y realidad se vive permanentemente en países del tercer mundo. El funcionario público siempre tiene la última palabra en cualquier materia.

Pero el que realmente produce bienes y servicios y el que sabe hacer y que comprende los qué y cómo de las necesidades sociales es el ciudadano de trabajo y estudio, éste es la base social y económica creativa y productiva. Este error de concepto de qué es lo importante en la relación entre ciudadano de acción y la función pública, tiene ribetes de escándalo universal en nuestros países y es causa del amansamiento que sufre la población. Todos esperan que los active una ley, que los mueva una norma, sin comprender que la norma debe nacer de la acción emprendida y no al revés.

Generar la norma con anterioridad a la acción transforma a esa en una simple maquinación mental sin contenido concreto. Su contenido, si real y efectivo, debe nacer de la acción que va a regular, ordenar, dirigir. Si la norma nace de una especulación mental y no de la acción concreta y real, nace ya con un nivel de distorsión enorme, de vida útil muy limitada y de ser solo justificante para, generalmente, la excepción para la cual fue dictada.

La libertad de acción, la independencia de acción debe ser la verdadera ley, y si dicha acción incomoda o es perjudicial para otros entonces crear la norma jurídica.

A diario se ve que la norma que nace de la función pública ni siquiera tiene la consulta abierta y generalizada del sector de actividades a la que va dirigida, está tan lejos de la realidad que pierde gravitación en su propia génesis y nace literalmente muerta.

En contraposición, aquella norma que nace del libre albedrío de la gente que pertenece concretamente a la actividad que va a reglar es de una imperatividad y poder de realización de incuestionable factura y efectividad.

Hay que dejar que la gente haga, decida y norme en consecuencia y no tener un miedo visceral a que ésta se equivoque en el hacer o en las relaciones que tiene durante el hacer, ni tampoco pensar que la función pública pierde poder político cuando la misma gente se norma y regula.

La norma, siempre, debe nacer de la gente misma que desarrolla la actividad y solo ante conflicto de intereses debe ser la autoridad pública la mediadora, solo la mediadora y generadora de nuevas e iluminadas sugerencias de equilibrios entre distintos sectores. Es la función pública la que puede saltar de sector y buscar, sacando de la galera, el equilibrio desde otro sector o área de la economía cuando un sector está internamente en conflicto o no puede consensuar acciones comunes.

Que la norma jurídica se transforme en la vedette de los procesos de acción es errar fieramente el objetivo y la esencia e importancia de cada cosa y de cada quién.

El nuevo orden debe plantear y proteger el absoluto e imperativo libre albedrío de la persona o del grupo social que construye.

Una de nuestra premisas básicas y nuestra idea fuerza por excelencia es: Poder y Potencia con máxima libertad y con plena independencia. Solo así se van a liberar todas las fuerzas creativas y productivas de nuestra sociedad y solo así la mochila pública que arrastra el ciudadano va a permitirle, liviana, seguir haciendo en su camino hacia objetivos promisorios que ayuden a cuantas más personas mejor.



  <<< // ÍNDICE Teoría de la Necesidad // Home 1x1 // >>>
                             Economía Racional