TEORÍA DE LA NECESIDAD - El Eficientismo Social -
                      Una Economía  de Todo y para Todos.    Prof. Mauricio Jorge Yattah

  132 - De economía de recursos escasos a administrar riqueza y abundancia  
          Audio - Imagen MJY

Es obvio que administrar recursos escasos obliga a tomar decisiones sobre lo escaso de esos recursos, y si son escasos para la pasión y la necesidad de algunos su explotación y posesión se transforma en una cuestión de imperio de la avaricia y de la codicia de esos algunos, que por supuesto el día que se mueran nada van a poder llevarse y mucho van a haber destruido a la humanidad que seguirá teniendo que soportar sus bajas pasiones impuestas cuando estaban en vida.

Lo que siempre queda es la humanidad, lo que siempre queda es la tierra, lo que fluye es la pasión malhabida de algunos que, por esas cosas de lo que mal llaman naturaleza humana, nos vienen imponiendo.

LO QUE SOBRA en el mundo es buena naturaleza, en la gente, en las bondades de la tierra, en la gracia de estar vivos... aún en un mundo que se nos desbarranca cada tanto y en cualquier parte. Siempre aparece La ley del Equilibrio para corregir esos deslices.

También lo que sobra es una política del mal impuesta por malas acciones, por malos pensamientos y por la palabra muy mal utilizada o bien utilizada para imponer ideas que solo son funcionales a las pasiones y a la avaricia de algunos -que no son muchos- aunque se publicite que somos todos -política de la inclusión para ocultarse en el todos-

Hoy, al pensamiento económico, desde aquí, se le impone un gran desafío: cómo hacer para administrar tanta riqueza y abundancia, ya que desde hoy incluimos dentro de la economía a todo lo que existe, y no tan solo a lo escaso, y hoy incorporamos a la economía una infinita cantidad de variables de relación y de utilización que nacen de los infinitos valores y principios morales y éticos en juego de cada relación humana, que es la que hace, construye y crece. Hoy somos todo y somos todos dentro de la economía.

Cómo incluir tanta riqueza y variedad, y por supuesto administrarla. Es el gran desafío para aquellos que miran a la economía desde una fórmula matemática, desde un índice estadístico, desde una tendencia organométrica y de relaciones merceológicas. Hoy lo molestamos al economista que vive de idealizar y aplicar fórmulas que puedan explicar la realidad y que espera que esas fórmulas con sus resultados la modifiquen a su gusto y piaccere, cuando todo en la economía actual es falto de rigor científico aunque las ganas existen desde hace siglos de que realmente sea "ciencias..." económicas.

Ridículo tratar de conjugar y de modificar por simple especulación abstracta dos mundos, dos universos que ni se tocan ni se relacionan ni se entienden. Este es el punto que desde hace décadas produce vergüenza en la sociedad mundial que mira absorta la especulación de proyecciones, cálculos y hasta certezas económicas a las que les falta el sustento científico en casi todas sus bases. Solo aproximaciones posibles dentro de un rango de probabilidades que están, muchas, más cerca del cero que del uno.

Muy lejos estamos de este tipo de economía especulativa y el motivo es que la economía no es abstracción sino que es absoluta concretud y es absoluta realidad tangible, palpable y material y por más que se la pueda extractar y matematizar no deja de ser lo que es, y el pensamiento matematizado por más que llene pizarrones que no tengan consistencia y certificación científica son simples especulaciones, hasta el momento en que la economía real de todos los días le tire nuevos números, nuevos valores y nuevos resultados concretos, desde los cuales volver a especular.

Debemos recuperar a Karl Marx desde lo humano, sacarle la experiencia nefasta de lo político que utilizó el pensamiento de él para mal justificarse y esclavizar a cientos de millones de personas. Debemos imponer en todo el planeta la experiencia económico-institucional de los socialismos que sí funcionan porque ven al ser humano en toda su integridad y no tan solo como un recurso más, y además escaso, adjetivo que le adhieren porque lo consideran inculto, bárbaro e incapaz. Una vergüenza desde donde se lo mire.



  <<< // ÍNDICE Teoría de la Necesidad // Home 1x1 // >>>
                             Economía Racional