TEORÍA DE LA NECESIDAD - El Eficientismo Social -
                      Una Economía  de Todo y para Todos.    Prof. Mauricio Jorge Yattah

  37 - La "neutralidad" de las finanzas estériles en las economías reales  
         Audio - Imagen MJY

Nos hemos acostumbrado a tener al capital financiero entre las cosas de todos los días. Extractos de bancos, boletas de cobro y de depósito, contratos de compras en cuotas, etc., y todo se siente como "natural", es parte del ambiente económico. ¿Cuánto realmente cuesta esta ingerencia en los resultados de las economías reales de cada uno de nosotros?

Sería importante hacer un cálculo exacto de cada instrumento financiero con el cual estamos comprometidos, el precio que tiene trabajar con él y por otro lado el beneficio y "la comodidad" que implica usarlo en vez de tener dinero en el bolsillo y pagar y cobrar en moneda corriente.

Esta cuenta que hacemos debe incluir, por supuesto, los tiempos de espera para cobrar o para pagar, los tiempos que uno invierte para hacerse de los requisitos que se solicitan -en general otros trámites administrativos públicos o privados- los pagos que se hacen para conseguir certificaciones, duplicaciones, habilitaciones, y otros, es decir, una cuenta bien calculada de todo lo actuado puesto en más y en menos números que la avale.

Un ejemplo claro del costo social desperdiciado es ver en esta zona del mundo increíbles colas de personas que esperan... para pagar sus cuentas, ¡para pagar sus impuestos! Y las madres, con los niños enfermos en los hospitales públicos que para conseguir un simple número para ser atendidas llenan esas colas a las 4 o 5 de la madrugada.

Usted preguntará ¿qué tiene que ver una cola de banco o una de hospital con las finanzas? Y la respuesta es: mucho. Digamos muchísimo.

Porque si el financismo -bancos, estado- cobra hasta lo que respiramos, por qué nosotros, del otro lado del mostrador no podemos o no sentimos que podemos hacer lo mismo con nuestros tiempos, con nuestros sacrificios para acoplarnos y pertenecer "al sistema" ¿Por qué ser de esta manera está instruido en la cultura y se acepta?, por-que así es, y punto. Error.

Aquí está la diferencia cuando decimos que la economía ve lo que solo le interesa ver y no ve todo el resto, ni a todos los que también debe-ría ver, todos aquellos que invertimos tiempo y esfuerzos y sacrificios extras -no computados- para que "todo" les siga funcionando bien.

El costo social no es un costo, el sacrificio de tiempos individuales no son un costo, lo que uno pone de su bolsillo o de sus espacios humanos no son costos, y así la cosa se multiplica de a cientos de miles de pesos que no se computan, quedando la ganancia para el sistema limpia de valores netos ganados; cuando por el otro lado fuimos los actores principales del reparto económico de todos los días los que pusimos y pusimos partes importantes de lo nuestro: tiempo, esfuerzos, sacrificios, dineros, etc., para que todo le funcione de maravillas al financismo.

Primero, la ingerencia del financismo de ninguna manera es neutra, tiene un precio muy alto en cualquier economía real, sea individual o colectiva.

Segundo, los costos y los gastos que la sociedad aporta para que este tipo de sistema financiero-económico siga funcionando son enormes, pero a pesar de ello no se calculan ni se le descuenta al contribuyente... que sigue haciendo la cola, dejando de lado cualquier eufemismo relacionado.

Tercero, la economía es responsable directa de este tipo de cálculos fuera de toda razón contable y debe corregir sus cuentas.

Cuarto, el cálculo de un solo servicio financiero sobre un conjunto de operaciones en el tiempo y/o en el espacio podía ser solventado por la atomización del costo pagado en función de las distintas etapas, hoy se han incorporado infinidad de instrumentos financieros cada uno con su costo, cada tiempo con sus propios límites y sus costos, cada monto de más o de menos también con sus costos independientes: lo que hace un agregado con su consiguiente capitalización en cascada a favor del sistema financiero de proporciones extorsivas y usureras; hay que corregir este tipo de cobrar todo y cualquier cosa, con tal de seguir cobrándole al cliente cautivo, dándole un respiro a las economías reales y a los actores principales que las sustancian.

Quinto, los cobros ya no se hacen sobre las cuestiones reales como servicios prestados, cosas compradas o vendidas, sino que se hacen sobre los trámites administrativos, sobre cláusulas de tiempos y espacios ocupados o no ocupados en tiempo y forma, sobre condiciones en las mismas operaciones que nada tienen que ver con bienes y servicios, sino que son compromisos a los cuales el cliente cautivo está atado y que debe cumplir si no paga, si no cumplimenta los requisitos en tiempo y forma, etc.

Sexto, el sistema de relaciones económicas está totalmente absorbido por la extorsión en todas sus formas, extorsión que solo se ocupa de subir el precio de cada pago que el cliente cautivo tiene que efectuar: a mayor presión extorsiva del sistema más pago debe efectuar.

Como vemos, solo exponiendo 6 puntos que son claros y cotidianos en las relaciones que las personas -humanas- tienen con los sistemas financieros -acuerdo de voluntades ocultas para sacar sus buenos beneficio- las economías reales de todos los días de ninguna manera tienen beneficios neutros del sistema financiero que se acopló a ellas, restringiendo así las utilidades y los beneficios que la economía pura y real de cada uno puede tener por comprar y vender un producto o por prestar o recibir un servicio.

Para poner un claro ejemplo y sentar las bases de la relación entre economía y finanzas, o entre el capitalismo que estamos reconstruyendo y el financismo que queremos reubicar, la economía debe funcionar libremente en términos de ir colocando cada cosa en su lugar, como sucede con la gravedad que al caer los elementos cada uno se ubica en su espacio propio. Esta gravedad tienen su ley la que Sir Isaac Newton nos dio, simplemente por observar caer la manzana del árbol, la economía que estamos planteando debe también tener sus propias leyes... de gravedad. Para conseguir esto se le debe ampliar el universo de actuación, así proponemos De Todo y Para Todos, y otras cosas.

Pero cuando la mente humana a través de decisiones políticas -muchas de codicia y avaricia del mismo financismo- se inmiscuye entre la caída libre y natural de las actividades económicas y éstas son afectadas por leyes que no son leyes naturales, los mercados, las sociedades, todo comienza a convulsionarse, y así llegamos al estado actual de descontrol, derroche y explotación de todo con todo y de todos contra todos.

La no neutralidad de las finanzas convulsionan las actividades económicas y no permiten construir una ciencia, de las mal llamadas, todavía hasta hoy, ciencias económicas.

Para que la cosa más o menos se vaya arreglando hay que encontrarle el punto neutro a la participación financiera dentro de la economía para que una potencie a la otra para conseguir sus mejores rendimientos y que la primera -las finanzas- puedan seguir viviendo en un excelente estado de salud, bajándola de donde está hoy, que por la gula y la avaricia está gorda, fofa, deforme y a punto de explotar.



  <<< // ÍNDICE Teoría de la Necesidad // Home 1x1 // >>>
                             Economía Racional